Sin comida
Con el proyecto de localización por GPS el Estado no pagará la alimentación de reos en libertad condicional o que tengan medidas sustitutivas a la detención.
El Salvador paga, en promedio, $5.50 diarios por los tres tiempos de comida de cada reo en los 19 centros penales del país, según declaró el director general de Centros Penales, Nelson Rauda. Ese gasto también incluye el pago de agua, energía eléctrica y educación de los reclusos.

Es decir, de acuerdo con las cifras financieras de esa institución, cada mes el Estado gasta $165 por mantener a un solo recluso. Cada año, el gasto es de $1,980.

En cantidades globales, El país paga diariamente $147,000 por la alimentación de los 26,891 hombres y mujeres que conforman la población reclusa del país. Cada mes la cifra es de $4,437,015.

Cada año, la cifra sobrepasa los $50 millones en manutención de los reos, según detallan los datos financieros de la institución.

La cantidad sobrepasa el monto asignado dentro del presupuesto general de la nación que ronda los $42 millones. El presupuesto de Centros Penales es utilizado para gastos fijos, lo cual no permite invertir en infraestructura.

Con la implementación del proyecto de brazaletes, la Dirección General de Centros Penales calcula que pagará un promedio de $4.17 diarios por el servicio de los brazaletes con GPS y monitorizar la ubicación de cada reo que cumpla su pena fuera de las celdas de un centro penitenciario. Cada mes se pagará $125; $1,501 cada año.

Con el proyecto, el Estado no pagará la alimentación de los reos en libertad condicional o que tengan medidas sustitutivas a la detención.