El Salvador - Agosto 29, 2015

GD Radio

¿Acuerdos nacionales?

Opinión
  • Opinión
  • / La Palestra

Se discute la nueva tabla del salario mínimo. La tabla salarial actual, publicada por LA PRENSA GRÁFICA, causa un evidente estremecimiento.

28 de Febrero de 2013 a la(s) 6:0 / José M. Tojeira

Archivado en IDHUCA Jose Maria Tojeira la palestra UCA

¿Cómo es posible que a estas alturas haya salarios inferiores a $100 mensuales en cosechas temporales? El salario mínimo más alto (sector servicios) alcanza los $224. Dobla la asignación mínima del trabajo en el campo, que es de $104. El escándalo que brota al comparar estos datos con los ingresos garantizados por la ley de salarios para los diputados es mayúsculo. Que el ingreso básico mensual de un diputado sea 38 veces más alto que el salario mínimo del campo es escandaloso, y rompe posibilidades de cohesión nacional. Porque la cohesión de un país se cimenta sobre la justicia. Cuando nuestra Constitución dice que “es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social” (artículo 1) no habla de diferencias, sino de igualdad. Pero el salario de los diputados…

Estas diferencias deben ser analizadas entre todos si queremos que nuestra democracia no se corrompa. Con frecuencia hablamos de acuerdos nacionales, pactos, planes de nación. Pues bien, si esos acuerdos no tienen como base un mínimo de justicia salarial, se quedarán en “pura paja”, como se dice en buen salvadoreño. ¿Cuál es la terrible debilidad de los Acuerdos de Paz de 1992? Que fueron incapaces de tocar las fuertes desigualdades existentes en nuestro país. Y las desigualdades se empiezan a vencer con lo que la Organización Internacional del Trabajo llama salario decente. Tenemos salarios no decentes en El Salvador. Y este es un problema que trasciende al Gobierno, a la empresa privada y a los sindicatos, aunque los tres sectores sean agentes importantes en la búsqueda de soluciones. El problema es de todos. Porque la desigualdad genera violencia para todos. Es violenta en sí misma. La solución se llama, de nuevo, salario decente. Y es responsabilidad de todos lograrlo.

Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.