La mente humana de hace 10 años ya no es la misma. El cerebro ha desarrollado áreas de comprensión, análisis, adaptación y otras que no poseía o estaban poco desarrollada. Esta integración de la realidad actual que percibimos con la necesidad de aprender a enfrentarnos, adaptarnos y sobrevivir en ella ha llevado a nuevos métodos de aprendizaje. ¿Por qué el fútbol es el deporte preferido en todo el mundo?

Incluso los que gustan de basquetbol, tenis, béisbol y otros siempre tienen atracción por este deporte. Si no, coloquemos a un niño de un año de edad, quien apenas camina, enfrente de una pelota y veremos que instintivamente este comienza a darle patadas. Como esta, muchas habilidades naturales en los niños en arte, música, matemáticas, tienen que ser desarrolladas y maduradas para finalmente tener un resultado social adecuado.

El gran Maestro dijo: Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como estos es el Reino de los Cielos. Pero qué sabiduría más grande entrañan estas palabras. Los niños son curiosos, incansables, se sorprenden, no tienen prejuicios que les impidan aprender, pasan todo el tiempo haciendo ejercicio.

Evidentemente son estas cualidades que deben ser desarrolladas, pulidas y conservadas hasta nuestra vida ya como adultos. Cuando no existe el aprendizaje que nos permita una integración y adaptación a la sociedad en la cual vivimos nos comenzamos a enfermar.

He visto en mi consulta pacientes con dolores de cabeza, cuello, espalda. Quienes además adolecen de gastritis, colitis, insomnio. Buscando la medicina milagrosa que les brinde energía, memoria e inteligencia, pero sin comprender que la solución es más compleja que esto. Como médico he tenido que aprender y enseñar que los medicamentos son solo un apoyo y no la solución. La falta de ejercicio, curiosidad. La incapacidad para sorprendernos, para integrarnos y estar en sintonía con este nuevo mundo provoca trastornos severos en nuestra mente. “El aprendizaje es cualquier cambio que hagamos para adaptarse a nuestro medio ambiente” dijo Herbert Simón. “En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”, dijo también Eric Hoffer. Esta incapacidad nuestra para aprender y adaptarnos nos lleva a ser malos trabajadores, malos profesionales y mediocres padres de familia.

El objetivo de este artículo es crear la conciencia de que debemos abrir nuestra mente a los cambios y no tenerles miedo. Solo si aceptamos y comprendemos este nuevo mundo podremos mejorarlo. Si no siempre estaremos enfermos. Aclarando que los valores como el respeto, la lealtad, la amistad y otros nunca pasarán de moda.

Por ello les brindo en esta época mi antigua fórmula para estar saludable y ser feliz. Tener presente en nuestras vidas estos cuatro ingredientes: Dios, la familia, el trabajo y el descanso. Si nuestro Dios descansó al séptimo día, quiénes somos nosotros para no seguir su ejemplo. Finalmente volvamos a ser niños. Aprendamos de nuevo cómo ser felices. Próspero año 2013 para todos.