El Salvador - Septiembre 4, 2015

GD Radio

El mundo reacciona a partida de pontífice

Internacionales
  • Internacionales

Políticos y religiosos expresaron palabras de sorpresa y admiración por el anuncio del retiro del papa Benedicto XVI.

1 de Diciembre de 2013 a la(s) 18:0 / Agencias

Archivado en cardenales Colegio Cardenalicio El Vaticano iglesia catolica onu Papa Benedicto XVI renuncia Roma

L os líderes políticos y representantes de la Iglesia católica en Latinoamérica recibieron ayer con sorpresa el anuncio de renuncia del papa Benedicto XVI, una decisión que la consideraron como una señal de “grandeza” y “humildad”.

El presidente mexicano, uno de los primeros en reaccionar a la noticia, mostró su “solidaridad y respeto” por la decisión del papa a renunciar a la silla de San Pedro a partir del 28 de febrero.

A escala eclesiástica, la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) manifestó “sorpresa” y “respeto” por la decisión de Benedicto XVI, que la calificó como “señal de la humildad y grandeza que caracterizaron a los ocho años de su pontificado”.

La archidiócesis de Río de Janeiro confirmó además que la Jornada Mundial de la Juventud se realizará en la capital fluminense en julio próximo, tal como estaba previsto, a pesar de la renuncia del papa.

El cardenal cubano Jaime Ortega manifestó que constituye una “gran sorpresa” y una “lección de humildad” la noticia.

“El papa rompe una vez más los patrones y no teme anunciar al mundo que está débil y cansado para continuar con la gran responsabilidad de gobernar la Iglesia católica”, afirmó Ortega, arzobispo de La Habana.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó el “gran respeto” que siente por Benedicto XVI. “El secretario general siempre ha tenido un gran respeto por el papa y por su trabajo en favor del diálogo interreligioso y otros retos globales”, expresó el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

El arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia católica en Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, afirmó que el papa ha mostrado un “gran coraje” con su decisión de renunciar y pidió rezar por el pontífice.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, valoró la “labor conjunta” de su gobierno con Benedicto XVI en los últimos cuatro años y elevó plegarias en su nombre, tras la sorpresiva renuncia del sumo pontífice. “En nombre de todos los estadounidenses en todas partes, Michelle y yo deseamos extender nuestro agradecimiento y nuestras oraciones a Su Santidad el papa Benedicto XVI. Michelle y yo recordamos con afecto nuestra reunión con el Santo Padre en 2009, y yo he valorado nuestra labor conjunta en los últimos cuatro años”, dijo Obama en un comunicado de la Casa Blanca.

En C. A.

El cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez dijo que la renuncia del papa Benedicto XVI “es una decisión de fe”. Rechazó ser favorito para sucederle.

“Muchos reconocerán que es una decisión de gran coraje y muestra claridad de pensamiento.” Vincent Nichols arzobispo Westminster “Ha mostrado gran valentía en su decisión. Ahora debemos rezar por quien habrá de sucederle.” Francis George arzobispo de Chicago, Illinois “Gracias a Dios porque después del pontificado de Juan Pablo II hemos tenido a un gran papa.” Stanislaw Dziwisz arzobispo de Cracovia “En nombre de todos los estadounidenses, Michelle y yo queremos enviar a Su Santidad el papa Benedicto XVI nuestro aprecio y oraciones.” Barack Obama presidente de EUA “Bajo su liderazgo, el Vaticano ha sido una clara voz contra el racismo y el antisemitismo.” Shimon Peres presidente de Israel
Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.