El Salvador - Agosto 2, 2015

GD Radio

¿En qué quedamos? (1/2)

Opinión
  • Opinión
  • / Columnas

¿Para quiénes es la ley? Para los interesados en proyectos de asocio superiores a $10,000,000 y menores, cuando condicionan funcionamiento de proyectos en asocio autorizados y en funcionamiento.

1 de Febrero de 2013 a la(s) 6:0 / Sandra de Barraza

Los asocios público-privados se han visto, acá y en cualquier parte del mundo, como una estrategia para asegurar inversiones y cofinanciamiento en áreas estratégicas para el desarrollo. Se ven como espacios en donde es factible encontrar a privados interesados en invertir, en recuperar su inversión y en tener ganancias en la prestación de bienes y servicios, clave para el desarrollo y el bienestar de la gente. Mientras esto sucede, el Estado puede destinar y concentrar recursos y esfuerzos en otras áreas que son estratégicas y exclusivamente de su competencia.

Hace 14 meses, 30 de noviembre de 2011, se presentó el proyecto de decreto que contiene la ley de asocios público-privados en nota enviada a los secretarios de la Asamblea Legislativa por el ministro de Hacienda y el entonces ministro de Economía. Le remitieron copia a la presidenta de la comisión de hacienda y especial de presupuesto. Tengo el decreto y busco los riesgos de privatización que anuncian representantes de los intereses del pueblo para entender los miedos.

Lo hago porque toda acción y reacción partidaria tiene encadenamientos en la política pública. También hace 14 meses, el 3 de noviembre de 2011, se difundió la Declaración Conjunta de Principios y el plan de acción del Asocio para el Crecimiento suscrito por el Gobierno de El Salvador y el Gobierno de Estados Unidos. La Meta n.º 2 de la Restricción n.º 2 plantea “reducir los costos de las empresas debido a la infraestructura para mejorar su competitividad”.

Para cumplir con esta meta, el GOES se compromete a tres cosas: (1) presentar el proyecto de ley de asocios público-privados, (2) trabajar en su promulgación y (3) asegurar el fortalecimiento institucional necesario. El Gobierno de EUA se compromete a (1) brindar apoyo y asistencia técnica para la legislación sobre asocios público-privados y la gestión de proyectos y (2) fortalecer la capacidad de gestión de los Asocios público-privados en PROESA. La pregunta es ¿y entonces?

Nadie debería olvidar que el Asocio para el Crecimiento está articulado con FOMILENIO II y otras iniciativas de cooperación de EUA en el país. Anuncian la probable aprobación del FOMILENIO II en junio de 2013. Luego pasa a la Asamblea Legislativa para su ratificación. Dicen que seis meses antes de que acabe la administración del presidente Funes podría iniciar el FOMILENIO II, que está relacionado con inversión y clima de negocios. Para esto, la atracción de inversión con la modalidad de asocios y concesiones es importante y la certeza jurídica, indispensable.

¿Consideraciones del proyecto de ley? Destaco (1) “la participación del sector privado en la provisión de infraestructura y servicios públicos habilitantes del desarrollo permitirá al país elevar las tasas de inversión y la capacidad productiva y (2) permitirá también al Estado enfocar sus recursos en el gasto y la inversión social”.

¿El objeto de la ley? “Establecer el marco normativo para el desarrollo de proyectos de asocios público-privados para la provisión de infraestructura y de servicios públicos y de interés general, en forma eficaz y eficiente.”

¿Justificación de la ley? “En un marco de seguridad jurídica, el sector privado aportará recursos económicos, habilidades y conocimientos necesarios para que con el Estado desarrolle dichos proyectos en beneficio de la población.” La seguridad jurídica es fundamental, de lo contrario, el dinero se queda en el banco o la inversión se va para afuera. Y peor sin seguridad jurídica la inversión busca otros espacios. Por esto, las experiencias de irrespeto a la seguridad jurídica en la inversión en asocio afectan el número de interesados en hacer cola para arriesgar su dinero.

¿A quiénes autoriza? A todo el Órgano Ejecutivo y sus dependencias, a las instituciones autónomas, incluyendo la CEL y a los 262 municipios del país. Esto tampoco es nuevo. En el país tenemos asocios público-privados en agua, energía, tratamiento de desechos sólidos, educación, hidrocarburos, alimentos, medicinas y más. Y en estas experiencias en marcha participan todos los autorizados.

¿Para quiénes es la ley? Para los interesados en proyectos de asocio superiores a $10,000,000 y menores, cuando condicionan funcionamiento de proyectos en asocio autorizados y en funcionamiento. No es para cualquiera.

Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.