Video por

Maikon Orellana, último en incorporarse a la Azulita

accion@laprensagrafica.com

Llegó el número 21. Desde ayer en la tarde, la selección sub 20 está completa ya que el delantero Maikon Orellana se incorporó tras viajar desde Dinamarca, donde presta sus servicios para el Brondby.

El atacante llegó directo desde el aeropuerto a medio entreno y Alfaro hizo un receso para hidratación para que los jugadores pudieran darle la calurosa bienvenida. Así, lo que era una simple incorporación se convirtió en un momento especial para el plantel. Todos se acercaron a darle un sentido abrazo a Orellana. “Bienvenido”, le dijo el capitán, René Gómez, el primero en interceptarlo.

Luego pasó a trabajar con el médico José María Rivas para recuperarlo de unas molestias. Una vez terminó, atendió algunas preguntas.

¿Cómo estuvo el viaje?

Estuvo un poquito duro, pero está bien, no muy duro.

¿Qué sientes al unirte a la concentración de la selección sub 20?

Muy, muy, muy feliz, ya listo para trabajar. Solo tengo que hacer un poco de ejercicio para no golpearme y ya listo. Ya quiero jugar.

Te hicieron un gran recibimiento tus compañeros de selección...

Es algo bonito porque es como ir a una reunión de escuela, me entiendes. Es como tener amigos que no has visto desde mucho tiempo, es un grupo especial. Por eso la emoción de todos. Son mis amigos, cuando eres amigo con el grupo todo es más fácil.

¿Cuál es tu objetivo en el mundial?

Ya lo he dicho varias veces. Yo no trabajo para entrar a las convocatorias de la selección para jugar, yo vengo a ganar. No he venido solo para ser otro jugador, yo he venido para ayudar al equipo y yo creo en el equipo. No me queda duda de que podemos hacer cosas grandes.

¿Cómo te ha ido con el Brondby en Dinamarca?

Ya firmé un contrato para mucho más tiempo y gracias a Dios todo eso está bien, ya está arreglado y eso me permite enfocarme en la selección al cien por ciento.

¿Por cuánto tiempo firmaste?

Un año más, pero hay cláusulas de rendimiento que si las cumplo, puedo extenderlo.

¿Tienes la confianza del técnico del Brondby?

Cuando me golpeé los primeros días me tuvieron mucha paciencia, luego yo di lo que ellos pensaban que tenía y todo salió bien.

¿Qué tal la experiencia del fútbol europeo comparado con el de Estados Unidos?

Es una experiencia magnífica. Esto viene de cuando era chiquito, de venir de un pueblo en el que nadie sale de allí y llegar a Europa es algo grande.

¿Qué diferencias ves en el terreno de juego?

A mí me gusta el proceso de adaptarme a las cosas y no fue difícil adaptarme. Es más fuerte, pero yo soy fuerte y no es mucho para mí. Es más rápido, pero te hace mejor jugador.

¿Sientes que has crecido?

Sí, mucho. En la táctica y en lo inteligente, soy mucho más inteligente para leer los partidos.

Entiendo que traes molestias.

Sí, sobre todo por el viaje, pero todo va a estar bien.

¿Qué le dices a la afición salvadoreña?

Que si creen y ponen esa fe podemos llegar lejos.

¿Cómo es tu relación con el técnico Mauricio Alfaro?

Todos saben que para mí es como un amigo. Él me conoció desde que yo era nadie. Yo estaba jugando en Estados Unidos y él me vio y tenemos una buena relación.