La final. Corinthians y Chelsea pelean hoy la final del Mundial de Clubes.

Corinthians espera dar la gran sorpresa hoy en la final del Mundial de Clubes de Japón ante un Chelsea con acento español que, a pesar de llegar con la vitola de favorito, tendrá que romper la maldición brasileña de los equipos ingleses en esta competición.

En las dos ocasiones en las que un equipo inglés se ha enfrentado a uno brasileño en el Mundialito de la FIFA, los europeos han salido siempre derrotados, una estadística que los “Blue” deberán romper para alzar la copa que acredita al vencedor como “mejor equipo del mundo”.

Al igual que en la edición del año pasado, que coronó al Barcelona de Leo Messi, en la presente han llegado a la final los dos máximos aspirantes a un trofeo que en las cinco últimas ocasiones se han llevado equipos del Viejo Continente.

Esta 9.ª edición del Mundial de Clubes, en la que Japón entregará el testigo como sede del torneo a Marruecos, enfrentará a dos escuelas diferentes con un denominador común, el orden.

En su tercera final del Mundial de Clubes, tras perder una con el Liverpool en 2005 y vencer con el Inter de Milán la de 2010, Benítez parece haber recuperado el instinto asesino de Fernando Torres, con cinco goles en los últimos tres partidos, y la intensidad en el centro, con un sorprendente David Luiz en el centro del campo, algo que espera que le sirva para alzar la copa.