El Salvador - Julio 25, 2017

LPG Radio

Clasificados

Fallece el empresario Antonio Velásquez Arévalo

Comunidad
  • Comunidad
  • / Obituario

Su espíritu emprendedor y su avidez por la investigación en las áreas que dominaba lo condujeron a lograr para el país valiosas experiencias.

25 de Octubre de 2013 a la(s) 6:0 / Alfonso Salazar

El viernes 18 de octubre dejó de existir en esta capital don Antonio Velásquez Arévalo, a los 85 años de edad, destacado empresario agrícola, ganadero e industrial, quien con ejemplar perseverancia logró realizar los proyectos que de niño soñó para su superación profesional y el beneficio colectivo.

Nacido en un hogar de hacendados de San José Guayabal (Cabañas) el 7 de enero de 1928, don Tono desde joven se sintió atraído por lo relacionado con el sector agrícola y ganadero, y su producción, por lo que después de cursar en nuestro país sus estudios primarios y medios, viajó a Dinamarca y posteriormente a Texas (EUA) a estudiar la carrera de Ingeniería Zootécnica e Inseminación Artificial, que entonces no se conocía en El Salvador.

A su regreso puso al servicio del país los conocimientos adquiridos al ejercer el cargo de director general de Ganadería y el desempeño a docencia y prácticas de campo en la Escuela Nacional de Agricultura, donde realizó diversos procesos agropecuarios en el transcurso de las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta, y los gobiernos de los expresidentes Lemus, Rivera y Sánchez Hernández.

Su espíritu emprendedor y su insaciable avidez por la investigación en las áreas que conocía lo condujeron a obtener para el país experiencias satisfactorias en cruces de ganado de raza con ejemplares criollos, en el establecimiento de plantas pasteurizadoras de leche y en el logro de técnicas de cultivo de cereales.

A raíz de su retiro del sector gubernamental, don Tono Velásquez dirigió sus enfoques al industrial privado, en el que se destacó como precursor fabricante de la harina de maíz nixtamalizado, que lanzó al comercio con el nombre de Nixtamasa cuando este producto en el país no era visto como una promisoria realidad. Esto lo realizó desde su fábrica Molinovo, ubicada en las proximidades del aeropuerto de Ilopango. La Nixtamasa tuvo pronta aceptación en el mercado nacional y centroamericano.

Don Tono Velásquez fue objeto de numerosos actos de reconocimiento por su servicio al país, como el ofrecido por el Ministerio de Agricultura, y entre los más recientes, el que le tributó el Comité de Desarrollo Local de San Isidro, Cabañas, donde vivió sus últimos años dedicado a la producción de miel.

Le sobreviven sus hijos José Antonio Velásquez e hijos, Sabina Velásquez de Alger e hijos, y María Teresa Noubleau de Velásquez.

Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.