200
viviendas han sido usurpadas en seis años, según los activos del FSV.
“Si el cliente no ha venido a decir que no está viviendo en esa casa y que lo han sacado, nosotros no nos damos cuenta”, explicó el gerente de servicio al cliente del Fondo Social para la Vivienda (FSV), Carlos Villegas, al consultarle sobre el número de viviendas que están siendo usurpadas en las colonias más populosas del Área Metropolitana de San Salvador.

El dato más certero, según dijo, es que en los últimos seis años el fondo contabiliza 200 viviendas usurpadas, lo que representa un 0.1 % del total de clientes que posee la institución. Pese a ello, insiste en que desconoce sobre las viviendas donde los dueños continúan pagando y no residen en ellas, o las que terminaron de pagarlas y han sido usurpadas.

Sin embargo, en el último año han recuperado entre 200 y 1,000 viviendas por diferentes motivos; la mayoría, de acuerdo con Villegas, es porque las familias se han quedado sin empleo. Además, explicó que en los últimos tres años la recuperación de vivienda ha aumentado de 30 a 50 en un año.

Según explicó, debido a la delincuencia el fondo adoptó la idea de “traslado”. Los clientes solicitan otra vivienda que debe cumplir con los mismos requisitos de adquisición que la suya, en otras zonas del país donde la institución tenga disponibilidad.

A la fecha, el FSV tiene viviendas disponibles, y que han sido recuperadas, en Soyapango (500), Apopa (270), Tonacatepeque (250) y Colón (230). De un inventario de 2,000 viviendas libres, 304 ya se encuentran en proceso de trámite, 577 están reservadas, 103 se encuentran recién ingresadas y 1,083 se encuentran disponibles a la venta.

Los mismos datos del FSV fueron solicitados a FONAVIPO y el Viceministerio de Vivienda, que remitieron nuevamente al fondo, asegurando, a través de las unidades de comunicaciones de ambas instituciones, que solo ellos “podrían” tener los datos de usurpación de casas en el país.