Degollado. Las pesquisas policiales revelaron que José Carlos Ayala Díaz fue herido varias veces en el cuello.

José Carlos Ayala Díaz, de 19 años, fue asesinado por desconocidos ayer por la mañana en la quebrada Los Pocitos del cantón El Caulote, en Mercedes Umaña (Usulután), según informes policiales.

Agentes de la delegación de esa jurisdicción confirmaron que a las 8 de la mañana recibieron una llamada que reportaba el hallazgo de un cuerpo que presentaba lesiones en el cuello. Estaba en el fondo de una quebrada que suele ser visitada por jóvenes de la zona para nadar.

Al llegar a la zona los policías verificaron que el cadáver de Ayala Díaz había quedado en la quebrada ubicada en un terreno barrancoso, que está a unos 200 metros de la calle que conduce al municipio de Estanzuelas.

“El cuerpo presentaba heridas con arma contundente en la zona del cuello, por lo que se presume que fue degollado el martes en la noche y como el lugar es de difícil acceso fue encontrado hasta la mañana”, manifestó un agente policial, quien agregó que se realizaban investigaciones para recolectar más pistas sobre el homicidio y las posibles causas.

La víctima vestía una calzoneta, calcetines y una camiseta color blanca. La policía presume que Ayala fue asesinado en otro lugar y lo fueron a tirar al fondo de la quebrada.

Conocidos de la víctima dijeron que el joven residía en el cantón El Cauolote, mientras que la policía sostiene que formaba parte de una estructura de pandillas, por lo que no se descarta que el asesinato tenga que ver con rencillas entre estos grupos delincuenciales.

Fuentes de la policía indicaron que en los primeros cuatro días de noviembre se han registrado tres homicidios en diferentes puntos del departamento de Usulután, incluyendo el caso de Ayala Díaz.

Asesinan a cuidador

Ayer hubo otro homicidio, reportado a las 6 de la mañana, cuando un hombre fue encontrado muerto en un predio baldío del caserío Valle Nuevo del cantón La Poza, Usulután.

Informes policiales detallan que la víctima fue reconocida como Antonio Quintanilla, de 52 años de edad, quien se dedicaba a cuidar y pastear reses.

El cadáver presentaba lesiones provocadas con arma de fuego.

De acuerdo con el informe hecho por un médico forense del Instituto de Medicina Legal, Quintanilla tenía de ocho a 12 horas de fallecido.

La policía maneja como causa del homicidio un posible asalto, pero no registraba ayer detenciones por el delito.