El plan denominado Casa Segura, luego de dos meses de haber sido creado por la Subdirección Antipandillas de la PNC, ha dejado como resultado la captura de una persona por usurpación de vivienda, según el consolidado policial.

En total, han sido intervenidas 3,040 viviendas que forman parte de 26 colonias y comunidades. De ellas, 2,528 sí estaban ocupadas por su propietario, 235 fueron reportadas como alquiladas, 193 deshabitadas, 71 usurpadas y 13 “destroyer”.

El jefe de la unidad contra las pandillas, Pedro González, alegó que han hecho más capturas en los procedimientos; sin embargo, se basan en otros delitos u órdenes de captura vigentes giradas por la Fiscalía.

Casa Segura también ha sido desarrollado por las bases territoriales, es decir, “nosotros hacemos y creamos los planes, pero no siempre salimos en la foto”, dijo González.

Además, manifestó que pese a que existe la Ley de Proscripción de Pandillas, no pueden capturar a un pandillero en los operativos preventivos. Aseguró que no los capturan debido a que la ley de proscripción fue muy cuestionada y es necesario atribuirles otros delitos.

De acuerdo con Pedro González, han mantenido reuniones con las empresas que prestan los servicios básicos para que sean partícipes en el operativo policial. Resaltó, además, que luego de los operativos, el Fondo Social para la Vivienda ha iniciado con la recuperación de al menos 25 viviendas en las colonias que ya fueron inspeccionadas por la subdirección.

Como parte de los resultados de Casa Segura, la PNC reportó una incautación.