El Salvador - Julio 26, 2017

LPG Radio

Clasificados

“El Salvador es el blanco perfecto”

Deportes
  • Deportes
  • / Fútbol Nacional LMF

El amañador. El singapurense Wilson Raj Perumal guarda prisión actualmente en Singapur. Desde ahí, conversó con dos periodistas italianos, ante quienes admitió haber arreglado partidos, incluyendo uno de Isidro Metapán en 2009 por la Liga de Campeones de CONCACAF.

Dos periodistas italianos aseguran que el mafioso Wilson Raj les confesó haber amañado el Árabe-Metapán de septiembre de 2009 por la Liga de Campeones de la CONCACAF.

7 de Enero de 2014 a la(s) 6:0 / Redacción LA PRENSA GRÁFICA

Archivado en

El “Güiri güiri al aire” de ayer destapó otro escándalo más en el caso de amaños de partidos que ha recaído sobre el fútbol nacional. Esta vez el equipo en cuestión es el Isidro Metapán, al que Wilson Raj Perumal, conocido mafioso singapurense, habría sobornado para perder en la Liga de Campeones de la CONCACAF en septiembre de 2009, específicamente ante el Árabe Unido de Panamá, según el mismo apostador habría declarado a dos periodistas italianos.

Los periodistas italianos son Alessandro Righi y Emanuele Piano, quienes actualmente están escribiendo la biografía de Perumal. Ambos fueron entrevistados por el periodista Phil de Brun, copresentador del sitio web deportivo británico llamado “Beyond The Pitch”.

Extractos de la entrevista fueron presentados ayer en el “Güiri al aire” y en ellos aseguran que Perumal les reveló haber comprado jugadores del Metapán para que perdieran ante el Árabe Unido en el partido disputado en Panamá el 30 de septiembre de 2009, en el que los caleros cayeron 6-0.

“Podemos nombrar un partido en particular: un juego de la Liga de Campeones de la CONCACAF entre Árabe Unido e Isidro Metapán. El partido terminó 6-0 a favor de Árabe Unido y cinco de esos seis goles fueron anotados en la segunda mitad”, aseguran los periodistas.

“El segundo gol, anotado en el '52, es bastante revelador, ya que usualmente lo que tratan de hacer los apostadores es cerrar el juego en la primera mitad o la primera media hora del juego para no pelear con las posibilidades en contra. Después le piden al equipo conceder muchos goles en la segunda mitad, cuando ya todas las apuestas han sido colocadas”, explican.

De Brun añadió que este tipo de marcadores son muy extraños, ya que cumplen con el patrón descrito antes (pocos goles al inicio, muchos en la parte final del partido).

Sobre la cantidad de partidos que fueron arreglados en dicha edición del certamen regional, los periodistas aseguraron que desconocen el número, incluso el mismo Wilson Raj. “Él (Raj) no tiene un número específico de juegos que fueron amañados en CONCACAF, porque él no era el único haciendo eso en ese momento. Había otras personas corrompiendo además a los equipos”, agregaron.

También de la selección

En la entrevista concedida por los italianos a “Beyond The Pitch” también se confirma el amaño de la selección nacional en el amistoso disputado con Estados Unidos en Tampa, Florida, el 24 de febrero de 2010, en el que la selección nacional cayó 1-2.

“Wilson afirmó que jugadores de El Salvador estaban en su planilla (comprados) ese día”, confirmaron. Agregaron: “El Salvador es el blanco perfecto para él (Perumal), como cualquier otro país pobre, porque si yo voy a convencerte de vender a tu equipo, bajo mi costa, y tengo que corromperte para que se obtenga el resultado que yo quiero, imagínate si hago eso en Italia o Francia, ¿cuánto dinero me va a costar? Si escojo a Lesotho o a un país similar, en donde no tengan dinero, se vuelve más fácil. Los países más pobres son los más vulnerables”.

Piano y Righi manifestaron además que Perumal confirmó que otros partidos de CONCACAF fueron arreglados. Estos fueron Honduras-Granada el 11 de julio de 2009, en donde Honduras ganó 4-0; y el Panamá-Nicaragua el 12 de julio de 2009, con Panamá ganando 4-0; ambos en Copa Oro de ese año, disputados en Foxborough (Boston) y Glendale (Arizona), respectivamente.

“Sabemos que un número de partidos de Copa Oro fueron amañados en 2011 y fueron reportados a Singapur. Sin embargo, lo que conoces tras hablar con Wilson es que esto se remonta más atrás, hasta la Copa Oro 2009, y él asegura que tanto Nicaragua y Granada estaban en la planilla”, dijeron.

“De la información que tenemos de Wilson, él asegura que sindicatos asiáticos eran capaces de ponerse en contacto con los jugadores de Nicaragua y Granada previo al último partido de la fase de grupos. Eligieron Granada porque perdieron los dos primeros partidos de la fase de grupos, por lo cual no tenían nada que ganar”, agregaron los periodistas, quienes afirman que el patrón que buscan los amañadores en un equipo o selección es: bajo interés en un partido y jugadores con mal sueldo, por lo que algunos partidos oficiales y amistosos son blanco perfecto de las mafias.

Además, confirmaron que el partido clasificatorio a Sudáfrica 2010 entre EUA y Trinidad y Tobago el 1.º de abril de 2009, en el que los caribeños perdieron 0-1, también fue arreglado.

Contacto exclusivo

El Gráfico contactó con Piano y Righi, quienes actualmente se encuentran finalizando el libro autobiográfico de Perumal y en búsqueda de una casa editorial.

“La noticia que quisiéramos transmitir por el momento es que Wilson Raj Perumal, uno de los mayores amañadores de partidos del mundo, ha decidido escribir un libro, junto con nosotros, sobre sus memorias y sus andanzas criminales. No estamos en una posición para revelar más información que la contenida en la entrevista con ‘Beyond The Pitch’”, aclararon los italianos.

Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.