Foto por

1 de 2
Muchas veces puede pasar que alguna mujer tiende a expresar críticas hacia su pareja sobre algunas actitudes que tiene y que, por supuesto, no son de su agrado. Y no nos referimos a algo específico, son actitudes que en general incomodan. Quién sabe, a lo mejor podría ser que sea un tipo desordenado, olvidadizo, que no sea nada caballeroso o, en el peor de los casos, que no te dé el lugar que mereces.

Lo que más esperarías, como muchas en el mundo, es que esa persona cambie para sentirte bien. Pero momento, resulta que no solo las mujeres son las descontentas, los hombres también tienen una lista de cosas que no les gustan, y a lo mejor ni cuenta te has dado. ¿Por qué entonces no das el paso tú también? De lo que se trata es de poner en práctica un consejo muy sabio de los expertos en psicología: “Trata a los demás como te gustaría que te traten”. De hecho, es en este punto en que a veces radica la falla en la pareja, ambos no se tratan como les gustaría que los tratasen, “con respeto, sensibilidad y paciencia”, tal como indica el sitio Univision.com.

Los hombres seguramente tienen un listado de nunca acabar, pero aquí te presentamos algunos detalles que podrían interesarte y que podrían mejorar tu relación.

Sigue estos consejos:

Revisa si tus actitudes contribuyen a incomodar a tu pareja . A lo mejor el cambio de tu actitud le convierte en la pareja amable y atenta que tanto anhelas. Muchos de los comportamientos negativos de los hombres los generan actitudes negativas de las mujeres. Esta es una de las actitudes que incomodan a tu caballero.

Si te da por asediar a un chico que ya está saliendo con alguien, no esperes humildad porque ya le estás inflando el ego. Igualmente ocurre si actúas como si él te hiciera un favor al salir contigo. Mejor evítalo.

Algo que desquicia a las mujeres es que su cita las esté presionando para que terminen ya de arreglarse. Pero debes pensar en que hay un tiempo razonable para maquillarse y peinarse, y que si eres de aquellas que tarda más de dos horas en lograrlo, lo correcto es comenzar desde temprano en vez de hacerlo cuando tu enamorado ya te está esperando. Eso también aplica cuando van de compras y te pruebas todos los vestidos de la tienda.

Muchas se quejan de que su esposo o novio no las escucha, de que parece que no pone atención a lo que ellas tienen que decir, pero deben saber que para que las escuchen, ellas también deben escuchar. Cuando llevas más de una hora hablando de tus asuntos sin dejar que él diga una palabra o sin conocer su opinión, estás siendo muy descortés con él.

Un clásico de las quejas femeninas es que él prefiere ver el fútbol a ponerles atención. Pero reflexiona, ¿cuando miran juntos una película romántica, tú le pones mucho interés a él? Imagina qué pasaría si en el momento en el que estás haciendo algo que te gusta mucho él te interrumpiera.

Se puede dar que tu pareja o ese amigo que quieres te trate como a uno de sus amigos y no te sientas como la flor delicada que eres. Esto sucede porque algunas mujeres, con el afán de agradar, tienen actitudes rudas fuera de lugar que hacen que su pareja se sienta tan cómoda como si se tratase de un amigo más.

Si te la pasas hostigando a tu chico todo el tiempo, es evidente que se va a sentir asfixiado y te ignorará. Si te gustaría que tu galán te busque y tenga más interés, debes dejar de estar disponible todo el tiempo para él y darle su espacio.

Las mujeres suelen decepcionarse de que su cita vaya más rápido de lo que ellas esperan, y cuando menos se dan cuenta, son presionadas para tener sexo. Recuerda que mucho de lo que tú haces le dice cómo actuar a ellos. Si quieres que las cosas vayan lento, debes ser determinante en ello o hablarlo abiertamente.

Lo más básico es que, de repente, durante la conversación, tu cita se exprese con una grosería, lo que puede ser muy desagradable para ti, pero debes poner mucha atención si tú no usas esas palabras cuando hablas, de ahí puede venir el desparpajo de tu chico. Si no ocurre esto, dile que no te sientes bien cuando él habla de esa forma y seguro eso solucionará el problema.

Si llega el momento en el que te hartas porque a tu chico le dio una rabieta como la de un niño o tiene algún tipo de comportamiento infantil, es porque talvez te has portado muy maternal con él. Recuérdalo: eres su novia, no su mamá.