El Salvador - Marzo 28, 2017

LPG Radio

Clasificados

Discurso infiltrado: Divide et impera

Opinión
  • Opinión
  • / Columnas

Divide y vencerás dicen que dijeron los romanos, antes de que lo plasmara Maquiavelo en “El Príncipe” y los socialistas actuales en las repúblicas centroamericanas.

29 de Marzo de 2014 a la(s) 6:0 / Ricardo Velásquez Parker

La frase es una de esas obras maestras de la suprema capacidad de síntesis de los humanos. Pero aunque esa máxima de estrategas, en El Salvador debería notarse a simple vista y con la transparencia que no deja esconder las intenciones de nadie. Yo a veces me pregunto si algunos políticos salvadoreños, aparte de indefinidos, improvisados y carentes de principios, objetivos, misión y visión, es decir, todo lo que constituye la ideología, son por dolo, culpa o falta de formación, marionetas de perversos poderes tras bambalinas.

No puedo continuar mi columna sin recurrir a otro dicho de origen popular para advertir a mis apreciados hermanos salvadoreños, del veneno que están cocinando: “Mal paga el diablo a quien bien le sirve”.

Quien se acerca a la caldera, aunque no se tome el caldo, termina respirando los vapores. De manera pública he definido mi visión política como liberal en términos económicos y responsable en términos morales. Cosa que me ha traído descalificaciones y marginaciones en algunas partes en donde he pretendido hacer amigos, proponer ideas y aportarle valor a mi entorno. Dolorosa es la experiencia pero muy valiosa para quien mira la vida sobre la filosofía de la perseverancia.

Hoy tengo mejor entendimiento de las dinámicas de poder, vicios estructurales y mutabilidad de las agendas. En todos estos fenómenos retorno a la base. ¿Qué es lo que se defiende? Caudillos, cúpulas, estructuras o los ideales de progreso y libertad de nuestra gente, muchos pierden el rumbo por pactar con abusivos.

Con los resultados electorales más recientes, pude ver un panorama nacional más claro, desde la visión geopolítica estratégica que nos atañe a los salvadoreños. Surgen discursos infiltrados con espíritu de división: Que la patria está partida por la mitad dicen muchos, hace falta un acuerdo nacional empiezan a promover otros. La gente está cansada de las ideologías, es urgente la renovación y el relevo generacional sentencian. Todas son frases con apariencia de frescura, que generan la percepción de madurez política o el deseo de lograr acuerdos de mutuos beneficios.

Pero mis convicciones me obligan a seguir manifestando advertencias que probablemente sean impopulares. Todas esas frases se quedan en las ramas y pocos están apostando por fortalecer las raíces.

¿De qué sirve poblar una Asamblea Legislativa con diputados que cumplan como filtro ser menores de 40 años, si no llevan visión de país, sólida formación y principios?

He sido y seguiré siendo un predicador del poder de las ideas. Por eso hago una exhortación a la derecha. A la sociedad civil aglutinada en movimientos y puntualmente para ARENA. La formación ideológica, la claridad de los objetivos, la solidez de los principios, los perfiles de los candidatos, las trayectorias, las capacidades y moralidades notorias, el trabajo bien hecho, son todas realidades verificables. Constituyen nuestra cultura occidental. Nuestra manera razonada o intuitiva de comprender nuestras costumbres, de ciudadanos que exigimos transparencia, méritos y compromiso para servir.

Aprovechen herramientas como el INFOP para verificar si los discursos son coherentes con nuestros principios y objetivos o resultan infiltrados de quienes no han probado servir y pretenden dividirnos para luego someternos, derrochando a nuestra costa. ¿Estamos?

Quizá te pueda interesar
Videos Patrocinados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.