El Salvador - Julio 26, 2017

LPG Radio

Clasificados

Doña Anabela Dutriz de Morales recibió cristiana sepultura

Comunidad
  • Comunidad
  • / Obituario

Misa de funeral. El padre don José Roberto Aguilar celebró la eucaristía en el funeral de doña Anabela Dutriz de Morales, quien falleció el pasado miércoles.

Familias Dutriz y Morales, amigos de estas y colaboradores de Grupo Dutriz se reunieron ayer en el camposanto de Montelena para acompañar a doña Anabela Dutriz de Morales, quien recibió cristiana sepultura posteriormente a una misa de cuerpo presente.

21 de Noviembre de 2014 a la(s) 6:0 / Reina María Aguilar

Desde el pasado miércoles que se supo la noticia de su deceso hasta ayer en horas de la tarde, numerosas personas se hicieron presentes en la funeraria Montelena para presentar sus muestras de condolencia a miembros de las familias Dutriz y Morales, que se encuentran destrozados por la rápida e inesperada partida de doña Anabela Dutriz de Morales, hija primogénita de don José Dutriz hijo y miembro de la tercera generación de la familia Dutriz.

La misa por su descanso eterno fue oficiada por el padre José Roberto Aguilar, quien durante la Eucaristía dejó saber que fue su director espiritual y que estuvo siempre muy cerca de ella.

“Nuestra hermana Anabela fue llamada por el Señor para que descansara en paz. Su rostro siempre estuvo pacífico. Tuve la dicha de darle los sacramentos de los Santos Óleos, la Bendición Papal y la Indulgencia”, expresó muy satisfecho el sacerdote oficiante, quien pidió a Dios por el descanso eterno de doña Anabela y porque su familia tenga resignación por su partida.

El padre Aguilar, durante la prédica del Evangelio, retomó las palabras expresadas por don José Roberto Dutriz y publicadas en LA PRENSA GRÁFICA el miércoles, en las que describía a su hermana quien fue llamada a la presencia del Señor.

Durante la ceremonia religiosa intervinieron miembros de los Heraldos del Evangelio, quienes interpretaron cánticos en latín, y fue el hermano de doña Anabela, don José Roberto, quien hizo las peticiones de misa, entre ellas por el descanso eterno de su hermana.

“Esta esposa, madre, hermana, tía, amiga... que hoy descansa en paz y goza del reino de los cielos, será recordada para siempre como una mujer llena de virtudes”, como lo aseguró su amiga Marta Alicia Moreno, quien la describió como una bellísima mujer y excelente amiga, sencilla, humilde, y quien además dijo que ella fue muy devota de San Josemaría, quien escribió: “Dios es como un jardinero que cuida las flores, las riega, las protege y solo las corta cuando están más bellas, llenas de lozanía. Dios se lleva las almas cuando están maduras”.

Un amor incondicional

Al final de la eucaristía, que se ofició en la capilla de Montelena, José Andrés, Ana Cristina y Javier Alberto, hijos de la bien recordada Anabelita, como solían llamarla cariñosamente, expresaron su agradecimiento a la familia y a todos los que los acompañaron en este momento doloroso.

Además cada uno de ellos agradeció a su madre por todo lo que les enseñó.

“Mi mami fue una gran mujer, nos dio mucha alegría y amor, fue una mujer luchadora, nunca demostró dolor. Le agradecemos por tantas cosas que nos dio y por habernos formado. Hoy ella goza del reino del Señor”, expresó José Andrés.

Por su parte, Ana Cristina con el corazón desgarrado agradeció a su madre todo el amor y dedicación que les dio tanto a ellos como a su padre, Arturo Morales. “Quiero hablar con la verdad como tú lo hiciste. Mi madre fue una mujer de fe, quiero seguir tu ejemplo, mamita, quiero ser una hermana como fuiste tú”, dijo Ana Cristina entre lágrimas y agregó: “Tu vida y legado siempre vivirá en nosotros”.

Su hijo menor, Javier Alberto, expresó: “Esta mujer que tenemos aquí, que dejó todo por nosotros, nos enseñó a hacer buenas acciones, a ser buenas personas, ella fue una mujer de muchos valores, nos inculcó lo que sus padres, Pepito e Inesita, le enseñaron a ella. Ayer (miércoles) me gradué gracias a ella”.

Posteriormente a estas muestras de amor de hijos a madre, se dio cristiana sepultura a doña Anabela, a quien amigas la describieron como una mujer dulce, cariñosa y sobre todo humilde.

Después del funeral su esposo, Arturo Morales; sus hijos; sus hermanos el licenciado José Roberto Dutriz y Celina Dutriz de Mejía y demás familia recibieron muestras de condolencia.

Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.