El Salvador - Mayo 26, 2017

LPG Radio

Clasificados

Renuncia ministro de Salud de Guatemala en medio de crisis por corrupción 

Internacionales
  • Internacionales
  • / Centroamérica

Foto cortesía Prensa Libre

El ministro de Salud, Luis Monterroso, es el quinto funcionario del gabinete del presidente Otto Pérez Molina que presenta su renuncia en los últimos dos días, junto a los titulares de Educación y de Economía, la excomisionada para la Reforma Policial, Adela Camacho de Torrebiarte; y el excomisionado para la Competitividad, Juan Carlos Paíz. 

23 de Agosto de 2015 a la(s) 20:41 / Acan-Efe

El ministro de Salud de Guatemala, Luis Monterroso, presentó hoy su renuncia al cargo. Es el tercer ministro y quinto funcionario del gabinete de Gobierno del presidente, Otto Pérez Molina, en dimitir en apenas dos días, junto a la exministra de Educación, Cynthia del Águila; el exministro de Economía, Sergio de la Torre; la excomisionada para la Reforma Policial, Adela Camacho de Torrebiarte; y el excomisionado para la Competitividad, Juan Carlos Paíz.
 
El Ministerio de Salud (Mpsas) confirmó, a través de su cuenta oficial en la red social de Twitter, que el titular de dicha cartera presentó su renuncia al mandatario guatemalteco durante la reunión que se celebra esta tarde en Casa Presidencial.
 
La secretaria de Comunicación Social, Karla Herrera, informó de que, desde las 17:00 hora local (23:00 GMT), Pérez Molina mantiene un encuentro "de carácter privado" con el equipo de Gobierno.
 
"Mi respuesta es retirarme del puesto de ministro de la cartera de Salud", indicó el Mpsas, quien agregó que esta dimisión, hasta el momento, es verbal, y que Monterroso permanecerá en el cargo hasta que el mandatario la acepte.
 
En el mensaje difundido en las redes sociales, Monterroso asegura que su intención es "contribuir a la legitimidad de las instituciones y de la política" y que, considerando "el estado actual de las cosas", su deber es "dejar el cargo, escuchando las voces ciudadanas y comprender los nuevos tiempos".
 
Monterroso es el tercer ministro que presenta su renuncia en menos de dos días, después de que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) presentaran un antejuicio contra Pérez Molina, acusado de liderar la trama de corrupción aduanera conocida como "La Línea".
 
Los otros dos funcionarios que renunciaron al cargo ayer sábado fueron la titular de Educación, Cynthia del guila, y de Economía, Sergio de la Torre.
 
Ambos funcionarios, los únicos que quedaban desde que el presidente alcanzó el poder, aseguraron sentirse "traicionados y decepcionados".
 
Esta misma tarde también dimitió Adela Camacho de Torrebiarte, la Comisionada para la Reforma Policial, quien dijo que "los últimos acontecimientos destacados por los señalamientos a la gestión gubernamental resultan incompatibles con mi trayectoria, principios y valores de vida".
 
Monterroso ha pedido a su sucesor "cuidar los bolsones recuperados en vacunación, la prevención en Chikungunya y el modelo de abastecimiento de hospitales", y agregó que aunque es funcionario su "primer deber es con la gente y el respeto de su voluntad".
 
Bajo la consigna "Guatemala no se cansa", alrededor de un centenar de ciudadanos se han agolpado esta tarde a las puertas de Casa Presidencial, donde se encuentra el mandatario para exigir su renuncia, con cacerolas, silbatos y tambores.
 
La ciudadanía está expectante al mensaje "grabado que", según la comunicación de la Presidencia, Pérez Molina enviará a la población a las 21:00 hora local (03:00 GMT del lunes) por canales nacionales.
Más de tu interés
Videos Patrocinados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.