El Salvador - Julio 25, 2017

LPG Radio

Clasificados

Sensible deceso de Julio Rivas Gallont

Comunidad
  • Comunidad
  • / Obituario

Su partida, que se dio el pasado sábado 11 de junio, ha dejado un hondo pesar en la familia, los amigos y en aquellos que compartieron con él durante muchos años de su vida.

17 de Junio de 2016 a la(s) 14:52 / Reina María Aguilar

El reconocido empresario Julio Enrique Rivas Gallont, que fue llamado a la presencia del Señor, y a quien muchos lo recuerdan como “un hombre bondadoso y emprendedor”, nació en la ciudad de Santa Tecla el 16 de junio de 1933, en el seno del hogar formado por Julio Rivas Bonilla y Martha Gallont de Rivas.
 
Le sobreviven sus hermanos: Ernesto y Martha Rivas Gallont.
 
Realizó sus estudios en el Liceo Salvadoreño, donde se graduó de bachiller en 1950.
Posteriormente los estudios universitarios los cursó en Louisiana State University (LSU), en Baton Rouge, en donde obtuvo el título de ingeniero agrícola en 1956.
 
Contrajo matrimonio con Celina González, con quien procreó a sus hijos: Selina del Carmen, Enrique, Francisco e Ivette.
 
Don Julio, que escribió para las páginas de Opinión de LA PRENSA GRÁFICA, además de ser un gran empresario y hombre de bien, era un gran guitarrista y cantante, y, según su hermano don Ernesto, su canción favorita era “Y nos dieron las diez”, de Joaquín Sabina, la que fue interpretada al inicio de la misa del funeral por Max Martínez y su conjunto.
 
Asimismo, formó parte del Club Rotario de San Tecla, lo que le permitió ayudar a los más desprotegidos de la sociedad. Fue presidente de la Asociación Tecleños de Corazón, lo que también le permitió conocer las necesidades de las personas más vulnerables y poderles ayudar.

Según don Ernesto Rivas Gallont, su hermano Julio Enrique colaboró por muchos años ad honorem con la alcaldía de su ciudad natal y formó parte del comité de seguridad.
Sus cargos públicos

En su larga trayectoria como miembro del Partido Demócrata Cristiano, ocupó los cargos de presidente de CORSAIN; ministro de Comercio Exterior y secretario privado del presidente José Napoleón Duarte.

Don Julio, que ha dejado un valioso legado y una semilla de alegría a su familia, y que fue un excelente hijo, hermano, esposo, padre, abuelo y amigo, ha partido dejando ejemplo de amor a Dios, de buenos principios, de altruismo y sobre todo de amor de emprendedor. Hoy descansa en paz en Montelena Complejo Funerario, donde recibió cristiana sepultura.
Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.