El Salvador - Julio 21, 2017

LPG Radio

Clasificados

Ejercen más control para combatir el lavado

Economía
  • Economía
  • / Nacional

Casinos, intermediarios de bienes inmuebles y abogados son de los nuevos sujetos que seguirán las normativas contra el lavado de dinero.

19 de Octubre de 2016 a la(s) 6:0 / Edwin Teos

Las normativas de la Ley contra Lavado de Dinero y Activos ya no solo aplican para el sistema bancario de El Salvador, sino también a otro tipo de personas naturales y jurídicas (o empresas). Algunas actividades que deberán seguir las normas son los casinos, notarios, contadores, auditores, las empresas que compran oro y joyas, entre otros, destacó ayer la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA), durante un foro sobre el tema.

Según ABANSA, como gremial se busca prevenir los delitos de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. Se espera lograrlo con tecnología y capacitación del personal en los diferentes bancos del país.

“Las actividades ilícitas dentro del lavado de dinero están enmarcadas en el narcotráfico, la corrupción, las extorsiones, los secuestros, la trata de personas, la venta de armas, entre otras, y nuestra obligación es lograr que el dinero que venga de estas actividades se penalice”, expresó el presidente de ABANSA, Raúl Cardenal.

El presidente de la asociación explicó que los bancos, “desde hace tiempos”, han sido acreditados por la Fiscalía General de la República (FGR) para tener una política y control de personas e instituciones sospechosas de estar vinculadas al lavado de dinero, y así prevenir o evitar el delito ya mencionado. Dijo que ahora los nuevos sujetos regulados tienen un plazo para obtener dicha acreditación.

Cardenal hizo referencia a la relación que hay entre el lavado de dinero –conocido también como blanqueo de capitales– y los casos de corrupción. “Las actividades ilícitas no son solo el narcotráfico. Por ejemplo, en Guatemala hasta destituyeron a un presidente. No es posible que los impuestos que paga la población vayan a parar a los bolsillos de funcionarios públicos”, agregó.

En el foro detallaron que esta nueva legislación contra el lavado de dinero ha sido una sugerencia del Grupo de Acción Financiera del Caribe (GAFIC). “Hemos seguido las recomendaciones de este organismo. Nosotros estamos adecuando nuestro marco legal a esas recomendaciones internacionales. Hoy en día es necesario conocer a los clientes y las actividades que realizan y cómo manejan su dinero”, acotó el presidente de la asociación.

La directora de Cumplimiento de Bancolombia, Dina Bustamante, habló sobre las listas de riesgo, que ayudan a que empresas que hacen negocios internacionales eviten relacionarse con instituciones o personas que están bajo sospecha por vinculación al lavado de dinero.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), el Servicio Secreto de Estados Unidos, la Oficina Federal de Investigación (FBI, en inglés), entre otras, son algunas de las organizaciones que comparten el listado de personas sospechosas por lavado, según la representante de Bancolombia.

Cardenal dijo que El Salvador debe mantenerse fuera de las listas de países no cooperantes con la prevención del lavado de dinero.

Otra de las actividades que también tienen nueva normativa es el envío y la recepción de las remesas familiares. El presidente de ABANSA comentó que antes no era necesario llevar estadísticas de dicho rubro. “Hay que llevar un control del beneficiario de la remesa, que incluye la misma información del remitente, es decir, nombre, dirección y número de identificación”, añadió Cardenal.

Más de tu interés
De El Economista
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.