El Salvador - Abril 28, 2017

LPG Radio

Clasificados

La causa de Arnulfo Romero “no está en el congelador”

Social
  • El Salvador
  • / Social

A los obispos les queda claro que deben trabajar más en educar sobre Romero.

23 de Marzo de 2017 a la(s) 6:0 / Mario Paz

La delegación de obispos salvadoreños en el Vaticano visitó ayer la Congregación para la Causa de los Santos, donde fueron recibidos por el prefecto Angelo Amato, precisamente quien oficiara la ceremonia de beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero el 23 de mayo de 2015, quien les aseguró que la causa del obispo asesinado en 1980 “no está en el congelador”.

La visita se centró en la canonización de Romero, según confirmaron los sacerdotes salvadoreños en Roma, pero también fueron discutidos los otros cinco casos de beatificación de salvadoreños que han llegado al Vaticano.

Junto a Rutilio Grande, cuyo proceso diocesano finalizó el año pasado, también han sido presentadas las de Manuel Solórzano y Nelson Rutilio Lemus, quienes acompañaban a Grande cuando fue asesinado en 1977. Igualmente están presentadas la de fray Cosme Spessotto, un sacerdote italiano que asesinaron en junio de 1980 en el San Juan Nonualco, y Clarita Quiroz, quien en el siglo XVIII fundó la Congregación de Carmelitas de San José.

Según el obispo castrense Fabio Colindres, la visita ha dejado claro a la Congregación de los Santos que les espera un trabajo intenso de formación espiritual sólida en la Iglesia: “Nos está invitando a que demos a conocer más y mejor a Romero, que es y ha sido un gran santo”.
 
Más de tu interés
Videos Patrocinados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.