El Salvador - Mayo 26, 2017

LPG Radio

Clasificados

Moody's baja la calificación crediticia de El Salvador

Economía
  • Economía
  • / Nacional

La calificadora bajó la nota del país a Caa1, que indica que es un emisor con muy pobre calidad crediticia y cuya deuda se considera una inversión de alto riesgo.

14 de Abril de 2017 a la(s) 12:4 / Mariana Belloso

Al igual que Fitch y Standard & Poor's, la agencia Moody's anunció que bajó las calificaciones de emisor y de deuda de largo plazo de El Salvador. La nota pasó a Caa1 de B3 y cambió la perspectiva a estable de negativa.

La nota anterior del país, una B3, corresponde a emisores de deuda considerados especulativos y de alto riesgo crediticio. La nueva calificación, la Caa1, coloca al país como un emisor de pobre calidad y cuya deuda debe considerarse una inversión de alto riesgo. La perspectiva estable indica que no están pensando en una nueva baja en el corto plazo.

Además: Primeros efectos del impago, Fitch degrada la deuda del país a CCC

Las calificaciones de agencias como Moody's, S&P y Fitch sirven de guía para los inversionistas que podrían comprar la deuda que emiten los países. Cuando un país tiene buena calificación, el denominado "grado de inversión", puede obtener fondos fácilmente y pagar bajas tasas de interés por ellos, ya que se considera que es una inversión buena, segura.

Lea también: S&P redujo la calificación del país

En cambio, las calificaciones bajas se consideran inversiones riesgosas, especulativas, con alto riesgo. Los inversionistas entonces ofrecen su dinero pero a cambio de tasas de interés bastante más altas. Los bonos de El Salvador, por ejemplo, han pasado de venderse con cupones que rondaban el 5 % anual, a más del 8 %, en la última colocación realizada este año.

Esta seguidilla de bajas en la calificación de riesgo del país se dio luego de que el Gobierno se declarara en impago con los fondos de pensión, el pasado viernes 7 de diciembre, día en que tenía que pagar $3 millones por Certificados de Inversión Previsional (CIP), que se vencían ese día.

Los CIP son instrumentos que se venden para financiar el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP), con el que se pagan unos $400 millones anuales en pensiones de los jubilados del antiguo sistema basado en reparto. El FOP es un mecanismo financiero que comenzó a usarse en 2006. Las AFP tienen obligación de comprar los CIP, de modo que se usa el dinero de los trabajadores que actualmente ahorran para su futura jubilación, para pagar las pensiones de quienes se retiraron con el ISSS o el INPEP.

Hacienda no incluyó en el presupuesto 2017 los $230 millones que debe pagar este año a los fondos de pensión por los CIP que se vencerán. Según la entidad, esperaban que estuviera en marcha una reforma a la Ley del FOP que permitía tomar dinero prestado a los fondos de pensión para poderles pagar la deuda a los mismos fondos. Esta reforma fue frenada en octubre del año pasado por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Puede interesarle: El impago continuará por un candado político

Este año, Hacienda solicitó que se les aprobara una nueva emisión de bonos por $283 millones, con lo que cubrirían la deuda con los fondos de pensión. Sin embargo, la Asamblea Legislativa no avaló la nueva deuda. En abril, el Gobierno ha dejado de pagar $28 millones a los fondos de pensión.

Según Moody's, este impago indican un mayor riesgo de que la parálisis política en la Asamblea Legislativa lleve a un incumplimiento de pagos en las obligaciones de deuda del gobierno. "La falta de un acuerdo para emitir deuda de largo plazo incrementa los riesgos de liquidez del gobierno y desafía la capacidad de los bancos locales de absorber montos adicionales de deuda de corto plazo, la cual ya se encuentra en niveles récord", agregó.
Más de tu interés
Videos Patrocinados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.