El Salvador - Julio 25, 2017

LPG Radio

Clasificados

¿Utopía o realidad?

Opinión
  • Opinión
  • / Columnas

La educación en El Salvador continúa siendo un reto a corto, mediano y largo plazo.

24 de Junio de 2017 a la(s) 0:0 / Inés Martínez

El sistema educativo está formado por familias, docentes, escolares, y para su funcionamiento como cualquier institución necesita financiamiento para inversión técnica y humana, en 2017 el presupuesto gubernamental para educación fue disminuido comparado con 2016, reflejando el nivel de prioridad que tiene para los actuales gobernantes esta área. El Salvador dista mucho de tener una educación integral, por su parte el acecho pandilleril está por doquier y muchos escolares deben sufrir día a día para lograr al menos el acceso hasta la educación media. Es todo un riesgo, un reto, agreguémosle las deficiencias humanas-económicas familiares, la poca o nula alimentación saludable que los escolares tienen, es de considerar si realmente “un niño una computadora” hará que la educación en el país mejore, o que estas niñas, niños y jóvenes puedan gozar de un desarrollo humano integral, en un ambiente de paz, de justicia y tolerancia.

Actualmente un docente necesita antes que sus conocimientos su vocación a la enseñanza. La dedicación en el día a día, más que transmitir información, debe comunicar sus múltiples conocimientos a través de diversas habilidades profesionales y personales que en la mayoría de ocasiones no las enseñan en ninguna universidad. Un tema importante al hablar de educación es la inclusión académica, El Salvador cuenta con un sistema educativo excluyente, en el cual todas las personas con alguna necesidad especial son marginadas del resto, sin derechos humanos y desechadas por una sociedad egocentrista, forjando y aumentando la pérdida de valores cívicos, pero más que eso simplemente valores humanos. Un docente es un ser humano común y corriente, con conocimientos, ¡claro!, pero también posee sentimientos que muchas veces son vistos de menos, en el quehacer diario. Docentes que tienen que hacerles de padres, madres, hermanos, tíos, primos y hasta hermanos de escolares abandonados por sus propias familias; el abandono no solo ocurre al echar de la casa o al no reconocimiento del niño, también ocurre al restarles importancia y no darle seguimiento a todas las actividades y necesidades que el escolar presenta durante su año lectivo, dejando toda la responsabilidad al docente.

Los tiempos han cambiado, estamos en pleno siglo XXI en el cual debe tomarse la educación como el pilar fundamental para el desarrollo pleno de las sociedades, principalmente la nuestra.

Para mayo del presente año han salido embarazadas alrededor de 50,000 niñas y adolescentes; es de urgente necesidad incluir una educación sexual en los currículos del Ministerio de Educación, hablarle a la juventud de todos esos temas tabúes prohibidos por la iglesia y la familia.

A diferencia del siglo pasado, en el cual los docentes eran vistos como semidioses como los más eruditos de la sociedad y gozaban del respeto de la sociedad, ahora ese respeto debe ganarse predicando con el ejemplo en el respeto y el amor hacia lo que se enseña, de igual manera los gobiernos y empresas deben respetar el trabajo que cada quien realiza reconociéndolo en su correcta y adecuada remuneración. ¡Solamente así un nivel educativo integral en El Salvador dejará de ser una utopía y se convertirá en una realidad!
 
Más de tu interés
De El Economista
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.