El Salvador - Julio 25, 2017

LPG Radio

Clasificados

GOES dice que sin bonos no puede pagar deuda con bancos

Economía
  • Economía
  • / Nacional

Analistas dicen que hay compromisos fiscales que no se están cumpliendo. Señalan que el problema se originó cuando se aprobó un presupuesto incompleto.

14 de Julio de 2017 a la(s) 0:0 / Javier Orellana

Archivado en

El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, insistió ayer en la necesidad de aprobar la emisión de bonos para poder reestructurar la deuda de corto plazo que el Gobierno tiene por la emisión de Letras del Tesoro (LETES), que son papeles valor que se venden en el mercado de valores, en su mayoría a los bancos.

“Una cosa es la aprobación de los bonos, esa debe ser inmediata, esa ya no es una cuestión que les estemos suplicando a los diputados que lo hagan; lo deben hacer porque el país lo necesita”, aseguró el funcionario tras dar su informe de rendición de cuentas ante la Asamblea Legislativa.

Cáceres espera que los diputados le den el aval para emitir $650 millones en bonos, que son instrumentos de deuda de largo plazo, que se venden en los mercados extranjeros. Ese dinero sería para saldar la deuda con los bancos. Sin embargo, el funcionario aclaró que la colocación no sería inmediata.

“El que aprueben los $650 millones no es que yo los voy a convertir en dinero, pero por lo menos los bancos tendrían la seguridad de que hay una aprobación ya para pagarles. Los bancos nos esperarían a que estemos en un momento más oportuno. Creo yo que el momento más oportuno se daría una vez las calificaciones hayan mejorado”, señaló.

El país tiene actualmente una nota de CCC, que es una forma de las agencias evaluadoras de advertirles a los inversionistas que prestarle a El Salvador es de alto riesgo, lo que se traduce en tasas más caras. Para mejorar las calificaciones, según el funcionario, se deben profundizar los acuerdos fiscales entre las fuerzas políticas y llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“El hecho de que haya solicitado esto es una forma de estar previendo que las LETES van a seguir siendo usadas como la tabla de salvación para los problemas de liquidez”, opinó Carlos Pérez, investigador de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE).

“El ministro de Hacienda está siendo previsor porque sabe que a final de año va a seguir incrementándose el saldo y tiene que llegar el momento en el que, necesariamente, tendrá que hacer la reestructuración de deuda de corto a largo plazo”, agregó.

Álvaro Trigueros, director del Departamento de Estudios Económicos de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), advirtió que la reestructuración de la deuda es una práctica que ya se ha hecho en el pasado y que puede resultar en más presión para las finanzas del Estado.

Para el economista, el problema se origina en que el presupuesto está incompleto porque no incluyó partidas como los pagos a los fondos de pensión o el del subsidio a la energía eléctrica, y hay una sobreestimación de los ingresos; “eso es lo que origina el desorden en las finanzas públicas, eso no lo vamos a resolver con más deuda”.

De hecho, Hacienda no solo necesita dinero para pagar las LETES; también hay un déficit de $300 millones que buscan cubrir con la emisión de bonos.

“Es una realidad que en el presupuesto no hayan colocado todos los gastos que estaban previstos; eso nos ha llevado a esta situación en la que el ministro tiene que estar pidiendo la aprobación de deuda para poder financiarse”, advirtió. Esta práctica terminaría obligando al endeudamiento porque no se pueden dejar de cubrir necesidades básicas.

El año pasado surgió un debate por las finanzas del Gobierno cuando se llegó a un acuerdo político para evitar una situación de impago. Esto dejó una Ley de Responsabilidad Fiscal y la emisión de bonos que se utilizaron para pagar otras deudas, como subsidio a la energía eléctrica, proveedores y las mismas LETES. Cáceres presentó este pacto como uno de los logros de su gestión como titular de Hacienda.

De acuerdo con FUNDE, el Estado ha cumplido a medias los compromisos fiscales porque se ha observado una tendencia en el gasto que podría leerse como austeridad, pero realmente es el resultado de una falta de liquidez. Es decir, parece que se ha reducido el gasto público, pero lo que está pasando es que no hay dinero para hacer pagos.

“El gasto del Gobierno, a mayo, se está haciendo de forma disciplinada, pero eso es producto de que no ha tenido los recursos para cumplir con su obligación”, afirmó Pérez. Si se le da acceso al Estado a más deuda, el gasto se dispararía, agregó.

Además, no se han aplicado medidas para aumentar los ingresos, como nuevos impuestos, tasas más altas o medidas para aumentar la recaudación por la vía de la eficiencia, dijo el investigador.

Por otra parte, Hacienda respondió a un cuestionario de la Sala de lo Constitucional donde se analiza una demanda en contra del presupuesto 2017. Pérez dijo que FUNDE sigue analizando las respuestas, pero señaló que no existe justificación para haber dejado fuera los pagos a los fondos de pensión.

Más de tu interés
De El Economista
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.