El Salvador - Julio 20, 2017

LPG Radio

Clasificados

Educación física para la salud y el esparcimiento

Social
  • El Salvador
  • / Social

Rurika Mikami es la profesora japonesa que apoya a FESA en las clases de Educación Física.

La fundación atiende escuelas en zonas vulnerables y busca que los niños además de contenidos académicos tengan esparcimiento y buena salud con el desarrollo de la educación física.

17 de Julio de 2017 a la(s) 0:0 / Mario Enrique Paz

El ruido del motor de un autobús amarillo rompe el silencio en el Complejo Saturnino Bengoa, en la alameda Manuel Enrique Araujo de San Salvador. Al sonido de la máquina se suma un cuchicheo vestido de celeste y blanco que se dirige a las canchas. Son los niños del Centro Escolar Ramón Belloso, que han llegado a sus clases de educación física.

En ese pequeño tumulto de alegría, Gisela Mejía y Adrián Méndez, ambos de quinto grado, tejen sueños con ser futbolistas un día.

La Fundación Educando a un Salvadoreño (FESA) desarrolla desde 2015 el programa de educación física para escuelas que están ubicadas en zonas vulnerables y que no tienen la infraestructura adecuada para fomentar el deporte.

La Ramón Belloso es una escuela de Montserrat que decidió unirse al programa desde que inició, es además una de las seis escuelas que se atienden en el Complejo Bengoa.

“El programa nace como una respuesta para desarrollar la educación física en escuelas que no tienen el espacio para ello ni profesores, además de responder al apoyo de instituciones en condiciones vulnerables”, dice Armando Nuila, gerente de FESA.

La fundación firmó un convenio con el Ministerio de Educación para apoyar a diferentes escuelas con clases de educación física y desarrollo deportivo.

Al proyecto Bengoa se une el de Hanes Brands en San Juan Opico, La Libertad, donde se trabaja con tres escuelas, y el de Apopa, en el Complejo Teófilo Simán, donde Nejapa Power apoya a seis centros educativos más.

La rutina de San Salvador comienza cuando el bus pasa por los estudiantes a las diferentes escuelas, los lleva al Complejo Bengoa y allí se les imparten dos horas de práctica: una de educación física y otra deportiva que puede ser de fútbol, voleibol, baloncesto o béisbol, finalizada las prácticas, el mismo autobús los regresa a la escuela.

“El transporte es el más costoso, pero es el más importe porque no se puede exponer a los niños”, recalca Nuila.

El programa se denomina Construyendo Vidas con Energía y Diversión, y así funciona, dice Luis Ríos, el coordinador, “los niños vienen con alegría, es la parte recreativa de ellos, pero también tiene que pasar por la tarea física antes de poder jugar”.

Cenia de Carías, maestra del Centro Escolar Ramón Belloso, dice que la propuesta no solo fue bien recibida por los maestros, sino que también por los padres de familia, pero “sobre todo los niños que tienen la oportunidad de salir a otro lugar con canchas bien preparadas”.

De Carías dice que tras ese acuerdo el rendimiento escolar ha subido, el absentismo ha disminuido al igual que la deserción, para ella es la motivación extra de los estudiantes, quienes deben cumplir académicamente para asistir a las clases deportivas.

“Los padres incluso firman con gusto la autorización para que los niños puedan salir del centro escolar y vayan a sus prácticas”, dice la maestra.

En esas canchas, Adrián y Gisela dicen que el programa se debería de implementar al menos dos veces por semana; a los dos les apasiona el fútbol, pero entienden que deben cumplir con la clase de educación física que imparte la profesora japonesa Rurika Mikami, “con ella ponemos en práctica nuestro cuerpo”, dice Adrián.

Ambos han entendido que el deporte significa más que correo, saltar o divertirse: “Es que ayuda mucho a nuestra mente y a desarrollar, no sé cómo se llama, ‘sitomotriz’, algo así”, dice Gisela. “Psicomotriz”, dice Adrián. “¡Ah! sí, eso, el desarrollo psicomotriz”, aclara la niña.

Temporalmente el trabajo deportivo en estas escuelas está resuelto, pero el resto del país la preparación física es caótica. Danilo Domínguez, coordinador de Educación Física y Deportes del Ministerio de Educación, dice que el 70 % de las escuelas de San Salvador no tiene espacios deportivos con calidad y en muchos de estos apenas hay espacio para una cancha de baloncesto.

San Salvador es en ese aspecto el departamento más beneficiado, cuenta con 410 maestros de Educación Física, pero son 592 escuelas, que equivale 0.7 maestros por centro escolar.

“No llegamos ni a un maestro por escuela y la clase de Educación Física debería de ser obligatoria de parvularia hasta bachillerato”, dice Domínguez.

El coordinador de MINED afirmó que a través de esta clase se ponen también en juego otros valores pedagógicos, como el aprender a contar, la ciencia con las partes del cuerpo, el inglés. “En deportes como la natación y el atletismo todas las señales de partida son en inglés”, explica.

Y el problema es grave, en el país los maestros de Educación Física no llegan ni a 1,000, dice Domínguez y hay más de 5,000 centros escolares, de allí que iniciativas como la de FESA resulten tan importantes.

Pero la fundación apunta a más: este año ganó el tercer lugar de los premios de la Fundación Gloria de Kriete y obtuvo $50,000 que están destinados para ampliar su proyecto en El Cafetalón, en Santa Tecla, donde atenderán a cuatro escuelas más, ya con previo acuerdo del MINED y la alcaldía tecleña. Todavía se analiza los centros escolares, pero están bajo los mismos parámetros que el resto de los que ya son beneficiados con el programa.

En ese nuevo proyecto FESA espera encontrar sueños como los de Gisela y Adrián, quienes se quieren desarrollar como futbolistas profesionales, otra de las áreas de la fundación, hacer atletas de alto rendimiento que sean historias positivas.
 
Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.