El Salvador - Agosto 20, 2017

LPG Radio

Clasificados

GOES sigue sin pagar subsidio a energía eléctrica

Economía
  • Economía
  • / Nacional

Las distribuidoras han absorbido el costo de lo que va del año y han retrasado pagos a las distribuidoras y generadoras de energía.

10 de Agosto de 2017 a la(s) 0:0 / Javier Orellana

La deuda del Gobierno con las distribuidoras de energía eléctrica por el subsidio residencial ya ronda los $33 millones, lo que ha agravado los retrasos en la cadena de pagos del mercado eléctrico, informó ayer Juan Ceavega, gerente de energía de la Asociación Salvadoreña de Industriales y director en la Unidad de Transacciones (UT), ente operador nacional.

LEA TAMBIÉN: GOBIERNO REDUCE EL MONTO DEL SUBSIDIO A LA ENERGÍA ELÉCTRICA

La cifra se ha ido acumulando porque las distribuidoras absorben el costo del subsidio a los hogares que consumen menos de 99 kilovatios (kW) y luego el Estado les tiene que retribuir, pero no lo ha hecho en todo el año.

El problema ha provocado dificultades en las capacidades de las empresas distribuidoras, AES, DELSUR y ETESAL, que cada mes han estado pidiendo prórrogas para poder honrar sus compromisos con las empresas que importan energía y las que generan.

“Mes con mes, el distribuidor se tarda un poco más en pagar. En enero fueron 15 días; en febrero, 21 días, así han venido, cada vez se han tardado más. Hoy creo que van a llegar a dos meses de no pagar al comercializador y al generador”, agregó Ceavega.

¿RECUERDA MESES ATRÁS? GOBIERNO AÚN NO PAGA SUBSIDIO A LA ENERGÍA ELÉCTRICA

Documentos a los que tuvo acceso LA PRENSA GRÁFICA revelaron que las prórrogas se han hecho bajo acuerdo de la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), que ha ido aprobando disposiciones para que a las distribuidoras no se les ejecuten las garantías ni las multas e intereses que prevé el reglamento.

En las peticiones que ambas empresas han hecho, argumentan que además de la deuda correspondiente a 2017, hay un monto de $447,789.34 que no se pagó el año pasado, cuando el Gobierno acumuló un retraso de seis meses y tuvo que recurrir a una emisión de bonos para poder cancelar, pero no se honró todo el saldo. De hecho, este monto no incluye a ETESAL. Ceavega dijo que en total son alrededor de $600,000 lo que quedó pendiente de 2016.

En esa línea, el vocero explicó que la actuación de la SIGET, aunque ha sido criticada por algunos agentes del mercado que cuestionan que el ente rector excede sus funciones, es acertado, ya que si a las distribuidoras se les ejecutaran las garantías sería complicado, pues de por sí son estas empresas las que han absorbido el costo del impago .

“Han habido acercamientos de todos los sectores, han habido reuniones de todos los encargados. Nosotros hemos mantenido que el subsidio es importante para la población, pero tiene que haber una forma sostenible de poder cubrirlo”, agregó.

Entre las soluciones que han discutido, el Gobierno, a través de la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia, una titularización que le correspondería al Ministerio de Hacienda o un préstamo que ha ofrecido AES; sin embargo, se desconoce cómo y cuando se efectuarán los pagos.

De hecho, quien tiene el mandato de pago es la Comisión Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), pero en la elaboración del presupuesto 2017, solo se dejó una partida simbólica de $100 para hacer este pago. El año pasado la autónoma tampoco pudo pagar durante el segundo semestre. Su titular, David López, ha confirmado que se han retirado de la discusión.

nivel de los Embalses

Ceavega explicó que las lluvias han dejado un buen nivel en los embalses, lo que significa un cambio de tendencia ya que los dos años anteriores fueron secos, eso complicó a la CEL, cuya principal tecnología de generación es la hidroeléctrica.

“Hay un software que va haciendo el manejo de los embalses y según el riesgo se va autorizando -se podría decir- a la CEL a ir generando, no es que ella decide, sino es a través de la UT. Cuando hay agua, no hay problema, pero cuando no hay, hay que restringir esa generación, porque si nos quedamos sin agua, sería una catástrofe”, explicó.

Cuando escasea el agua y se restringe la generación hidroeléctrica, se tiene que importar más energía o generar más con combustible fósil; con lo cual, el país queda vulnerable a los precios del petróleo, además que no es energía ni limpia, ni renovable.

La ASI también anunció ayer el congreso regional de energía en donde más de 50 expertos de varios países se reunirán para abordar tendencias de energía en temas diversos, como la generación renovable, las políticas del mercado, el gas, entre otros temas. La actividad se realizará los próximos 23, 24 y 25 de agosto.
 
Más de tu interés
Desde El Economista
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.