El Salvador - Agosto 20, 2017

LPG Radio

Clasificados

La educación tras las rejas y el anhelo de la libertad

Social
  • El Salvador
  • / Social

Formación. El centro escolar en Cárcel de Mujeres atiende desde primer grado hasta bachillerato.

Marina R. nunca imaginó que a sus 57 años de edad estaría por obtener el grado de bachiller, ya que por circunstancias de la vida y las condiciones económicas solo logró terminar noveno grado hace casi 40 años; sin embargo, tuvo la oportunidad de retomar sus estudios en el centro penitenciario de Ilopango, conocido como Cárcel de Mujeres, donde el Ministerio de Educación (MINED) desarrolla el programa de Modalidades Flexibles de Educación, además de contar con un centro escolar para educación básica.“Señor, le dije yo, yo tengo 40 años de no estudiar, pero usted me va a ayudar y bendito mi Dios le puedo decir que sí he aprendido.

10 de Agosto de 2017 a la(s) 0:0 / Susana Peñate

Ya estoy contenta de que ya voy a terminar una carrera”, expresó Marina.

Además de cursar las asignaturas, se prepara para poder someterse a la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educación Media (PAES) este año, requisito para poder graduarse como bachiller. Otras 35 internas del centro penitenciario también realizarán la prueba.

Marina llegó al centro en 2014 y tiene que cumplir una pena de ocho años; pero a pesar de las circunstancias, considera que es un beneficio el poder completar su educación. “Algo andábamos haciendo malo que por eso estamos en este lugar; pero perseverando con Dios y esperando un milagro de él que nos pueda dar la oportunidad para estar con los nuestros”, expresó.

En Cárcel de Mujeres hay 820 internas que cursan de primer grado a bachillerato. Por las mañanas se imparte clases de primero a sexto grado, por la tarde, de séptimo a noveno y los sábados, bachillerato con la modalidad flexible.

Sandra E. es otra de las internas que retomó sus estudios en el centro penal desde octavo grado y ahora cursa segundo año de bachillerato. Su meta es que al cumplir su pena de 10 años, de la cual ya lleva cuatro años y ocho meses, logre obtener un trabajo y estudiar en la universidad la carrera de Psicología o Ciencias Sociales.

“Uno ha aprendido a interactuar aquí con las personas, y vemos que habemos muchas personas que pensamos y actuamos diferente, y siento yo que estudiando psicología nos ayudaría a comprender a las personas que pasan por la situación que nosotros estamos pasando”, comentó.

El motor que la impulsa para continuar es poder darle una mejor vida a sus hijos de seis y 11 años de edad. “Siento que ya con esta preparación me sería un poco más fácil encontrar un buen empleo al salir de aquí”, expuso.

Griselda G. tiene 40 años de edad y cursa sexto grado. Para ella es importante el apoyo de la familia para continuar con su aprendizaje. “Hay veces uno se desanima, pero hay que tener siempre fe en Dios, de que él nos da la fuerza y la fortaleza para seguir adelante para mientras salimos de aquí”, dijo.

Las clases son impartidas por docentes tutores especialistas en Matemáticas, Inglés, Lenguaje y Literatura, Estudios Sociales y Ciencias Naturales. Los centros penitenciarios donde funciona el programa educativo son: Chalatenango, Usulután, Apanteos, Izalco, Quezaltepeque, Ilobasco, Sensuntepeque, San Francisco Gotera, Ilopango y La Esperanza (Mariona).

El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, dijo que esperan ampliar la oferta de tercer ciclo y bachillerato al resto de reclusorios para que los estudiantes no pierdan la continuidad cuando la Dirección de Centros Penales hace traslados de rutina. “Vamos a evaluar, y esto lo vamos a hablar con el alto nivel de las autoridades de Seguridad Pública, cómo desarrollar también el modelo de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno para los centros penales. Para que ellos no solo tengan la jornada convencional de clases, sino que en la tarde nosotros podamos apoyar”, dijo.

En modalidades flexibles el MINED invierte $3.8 millones al año.
 
“Hacemos el llamado para que no estigmaticemos a todos los reclusos y reclusas. Muchos son producto de un sistema de exclusión”. Francisco Castaneda viceministro de Educación “Bendito sea mi Dios porque en este lugar he venido a aprender mucho mucho, y con la ayuda de Dios a ponerlo en práctica allá afuera”. Marina R. interna Cárcel de Mujeres
Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.