El Salvador - Agosto 19, 2017

LPG Radio

Clasificados

“Tengas o no un tatuaje de la MS-13, Trump siempre te verá como animal”

Internacionales
  • Internacionales
  • / Mundo

Foto: Univisión.

Gerardo López, un exmiembro de la pandilla MS-13 en Estados Unidos, dice que “si me hubieran tratado siempre como un animal, yo no habría cambiado”, en respuesta a las declaraciones de hace varias semanas por parte del presidente de EUA, Donald Trump.

10 de Agosto de 2017 a la(s) 7:46 / Jonathan Laguán/Univisión

“A ellos no les gusta disparar, sino herir, que la gente muera lentamente, lo disfrutan. Son animales. Los vamos a encontrar, los detendremos, los encarcelaremos y los vamos a deportar. Les hemos dado una patada en el trasero y solo es el principio”. Esas fueron las palabras de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, en su pasado discurso dado en Long Island, Nueva York, el pasado 28 de julio, como una muestra de “autoridad” en contra del auge de la actividad pandilleril en tierra estadounidense.

Sin embargo, para Gerardo López, nacido en Estados Unidos pero de madre mexicana y padre argentino, la política de Trump es tratar como “animales” a todo latino en EUA, sin importar si es un pandillero o no. “Tengo un tatuaje de la MS-13. ¿Eso me hace un animal también? Según el presidente de los Estados Unidos, lo hace”, publicó López en su cuenta de Facebook, en una publicación retomada por la cadena informativa Univisión, en EUA.

Más allá de un problema de “pandillas”
"La verdad del asunto es que aunque tengas un tatuaje de la MS-13 o no, él (Trump) te verá de todas maneras como un animal si no le gusta tu etnia porque es un racista", continúa la publicación de un exmiembro de la clica “Normandie Locos” de la MS-13, una de las más activas en Los Ángeles, donde se fundó la pandilla en la década de 1980, según Univisión.


El post atrajo la atención de varias cadenas informativas locales en EUA, quienes contactaron a López para una entrevista en la que declaró que "con mi post quería explicar que si alguien tiene un tatuaje que muestra su pasado, no quiere decir que es un animal, ni que debe ser tratado de esa manera. Una persona sí puede cambiar". "Si me hubieran visto como un animal cuando estaba en la pandilla, yo no hubiera cambiado", dijo a Univisión.

Actualmente, López, de 39 años, tiene un título universitario en Justicia Criminal y viste todos los días de forma elegante con su traje de etiqueta con el cual trabaja. Sin embargo, en la fotografía de su post muestra su torso completo, en el que se pueden apreciar varios tatuajes representativos a la pandilla de la cual Trump hace referencia en varios de sus discursos.

"Si no hay rehabilitación no están yendo al fondo del problema. La forma en que Trump ha estado poniendo a la MS en un pedestal me recuerda a una guerra de territorio que ocurrió entre la propia pandilla en 1996. La guerra entre MS-13 casi mató a la pandilla en los Estados Unidos”, aseguró López durante la entrevista.


López ha dado un cambio total a su vida y asegura que muchos más pueden lograrlo. (Foto: Facebook)

“Una persona puede cambiar radicalmente su estilo de vida”
López nació en Los Ángeles e ingresó a la MS-13 en el barrio Koreatown durante una época en que había pocas opciones para los jóvenes, según relató. Tenía 14 años, sus padres trabajaban durante la mayor parte del día y en la calle él sufría por el acoso de los pandilleros. Dice que todo lo fue encaminando a la banda.

"Un día dije: ya me cansé (del acoso), mejor me voy a meter a la pandilla. Al principio no quería, pero después le agarré amor a la pandilla", explicó, asegurando que dentro de las pandillas se logra conectar con “amor a la clica” que es lo que conduce a la juventud a “meterse en líos” con las autoridades. "El 90% de los pandilleros que yo conocí no tenían otras alternativas, como deportes; o sus padres eran doctores y abogados en El Salvador, pero al llegar aquí tuvieron que trabajar en la limpieza, en restaurantes de comida rápida, en la construcción", recordó.

Sin embargo, cuando tenía 21 años, López decidió dejar "la vida loca", gracias al cambio que observó en Alex Sánchez, un expandillero a quien él admiraba y que un día regresó al barrio con el prgrama Homies Unidos, que intentaba rescatar a los jóvenes involucrados en estas bandas.

Los tatuajes “no son el problema”
Fue así como en 2002, López se mudó a Denver, Colorado, buscando una nueva vida, pero siete años después las autoridades federales lo arrestaron acusándolo de ser uno de los líderes de la MS-13 en esa ciudad y por estar involucrado en el tráfico de droga. Su nombre fue el primero que se colocó en una lista de 20 detenidos. Pasó dos años tras las rejas, pero eventualmente desestimaron los cargos. "No querían aceptar que cambié. Dijeron que me mudé a Colorado para comenzar aquí la MS-13", afirmó quien ahora es padre de dos adolescentes, de 13 y 16 años.

"Para quitártelos (los tatuajes) te duele 10 veces más que cuando te los pones. Por eso solo me quité los tatuajes visibles, los de los brazos. No se debe juzgar a nadie solo por los tatuajes, también se debe ver si esta persona puede cambiar y se le puede dar la oportunidad", agregó López, quien actualmente se encuentra promoviendo un documental sobre su vida. Se titula 'Clever', su apodo. Lo hace como parte de su labor rescatando jóvenes de las pandillas y mostrando que la MS-13 es solo un capítulo de su pasado.


Foto: Univisión.
 
Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.