El Salvador - Agosto 20, 2017

LPG Radio

Clasificados

Instinto de Vida contra las etiquetas

Judicial
  • El Salvador
  • / Judicial

Festival Somos Más. La organización calculó que más de 1,500 jóvenes asistieron al lanzamiento de la campaña Instinto de Vida.

El movimiento está trabajando en su campaña “Instinto de Vida”, que consiste en visibilizar a los jóvenes que prefirieron estudiar a involucrarse en las pandillas.

12 de Agosto de 2017 a la(s) 0:0 / Ezequiel Barrera

Una de las estrategias para reducir los índices de la violencia en El Salvador es luchar contra la estigmatización de los jóvenes que viven en comunidades donde operan las pandillas, según la directora en el país del movimiento Despertares, Marcela Zamora. Por esa razón, el movimiento lanzó una campaña denominada “Instinto de Vida”, con el fin de visibilizar a los jóvenes que prefirieron estudiar, trabajar y dirigir proyectos sociales en vez de involucrarse en pandillas.

Lea también: Resistir en comunidad aunque resuene el caos

“En el país hay menos de 60,000 pandilleros, pero hay más de un millón y medio de jóvenes que trabajan, estudian y son artistas o deportistas (...) Hay que resaltar lo que los jóvenes modelos hacen y no lo que hacen los pocos pandilleros”, dice Zamora.

Una de las jóvenes modelo es Gabriela Yanes, quien vive en la comunidad Las Palmas y que a pesar de las dificultades ha logrado estudiar y llegar hasta la universidad. Su historia la comparte con sus amigos y estudiantes del Centro Escolar de Las Palmas para animarlos a que continúen estudiando. Para lograrlo, Gabriela tuvo el acompañamiento de organizaciones como Glasswing (ver historia completa en las páginas 4 y 6), una de las 30 organizaciones que han hecho alianza con el movimiento "Despertares" para hacer frente a la estigmatización de los jóvenes.

Lea además: Se buscan jóvenes por temporada, con experiencia y que ganen poco

La campaña, según Zamora, incluye acciones como tomarse los parques centrales de los municipios del país y realizar diferentes actividades culturales, con el fin de ofrecer espacios de convivio y entretenimiento a los jóvenes. La campaña también incluye publicar en un canal de televisión las historias de jóvenes, como la de Gabriela, que son modelos en las comunidades estigmatizadas.

La directora del movimiento explicó que para realizar la campaña cuenta con el financiamiento de Open Society, una organización internacional interesada en financiar proyectos sociales que ayuden a reducir la violencia en El Salvador, México, Honduras, Guatemala, Colombia, Brasil y Venezuela.

Zamora también dijo que una de las acciones de la campaña es establecer alianzas con las autoridades locales y del gobierno central del país, con el fin de trabajar en conjunto las estrategias para erradicar la estigmatización.

“Hasta el momento se han abierto las puertas. Hemos visto buena voluntad de algunas autoridades. Por ejemplo de las autoridades de San Salvador, que tiene un buen equipo de trabajo que nos está apoyando”, dijo Zamora.

La directora comenta que una de las instituciones con la que todavía les hace falta establecer comunicación y crear estrategias es la Policía Nacional Civil (PNC). “Creemos que es grave lo que está pasando con nuestra PNC, hay gente en las comunidades que le tiene más miedo a la PNC que a la pandilla. Nosotros lo que estamos haciendo es respaldarnos con más organizaciones para llegar ante la PNC y establecer acuerdos para que nos ayuden a ya no estigmatizar a los jóvenes”, dijo.
 
Más de tu interés
Desde El Economista
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.