El Salvador - Agosto 19, 2017

LPG Radio

Clasificados

Las mujeres deberían tener más voz”

Social
  • El Salvador
  • / Social

A juicio de la embajadora de Naciones Unidas, las decisiones que afectan a las mujeres las están tomando hombres y eso está afectando la equidad social en América Latina.

12 de Agosto de 2017 a la(s) 0:0 / Évelyn Machuca

Fue nombrada como embajadora de buena voluntad de ONUSIDA para las mujeres y niñas de América Latina y el Caribe hace poco más de un año. Desde su ámbito profesional como presentadora de noticias en la cadena CNN en Español, piensa luchar por la igualdad de género, porque en los últimos años le ha tocado reportar titulares, a diario, relacionados con feminicidios, educación sexual y despenalización del aborto, entre otros, lo cual considera complicado porque cree que aún son temas sobre los que lamentablemente hombres en más altas esfera de poder están tomando las decisiones sin consultar la opinión y el sentir de las mujeres.

PODRÍA INTERESARLE: ME GUSTARÍA RECUPERAR LA VOZ DE LAS MUJERES”

Está de visita en el país y concedió esta entrevista en la que opinó sobre cómo las cosas pueden cambiar en favor de toda las sociedades latinoamericanas.

¿Qué cambios debe haber en las sociedades para que haya más igualdad de género ?

El cambio más importante empieza desde casa. Muchas madres, a veces sin darse cuenta, cuando tienen un niño empiezan a fomentar esa inequidad de género. Cuando catalogan que el niño tiene que ser de esta manera o de esta otra forma, que las mujeres tienen que ser más sumisas, apoyar, nutrir y amar al hombre, y a los niños no les permiten llorar porque eso solo lo hacen las niñas. Lo que pasa es que, como sociedad, podemos tener los valores que nos inculcaron en el pasado, podemos ser religiosos y respetar nuestra cultura, pero también tenemos que darnos cuenta de que hay cosas que deben cambiar, como la inequidad de género. Por ejemplo, debe cambiar el hecho de que hay decisiones que nos favorecen a toda la población y que solo las toma un pequeño grupo de personas. Tiene que haber más de participación de las poblaciones que van a verse afectadas con estas decisiones. Estamos hablando, por ejemplo, de la juventud. Se toman muchas decisiones sobre ellos, pero no se les ha preguntado qué es lo que ellos quieren. Pasa lo mismo con las mujeres. Se trata de darles más participación y voz a las víctimas de las decisiones de grupos que están a más alto nivel.

¿Apoya las causales que están siendo impulsadas en torno de la legalidad del aborto?

Estamos hablando de violación, de si está en riesgo la vida de la madre y, bueno, pero yo sobre este tema simplemente apoyo que la mujer tenga la capacidad de decidir sobre su cuerpo. Es injusto que un grupo de hombres en una sala tome decisiones sobre las mujeres teniendo en cuenta solo el punto de vista masculino. Y no solamente pasa en América Latina. En este momento también pasa en Estados Unidos, donde hemos visto un cambio en la Ley de Salud, ha habido una eliminación de coberturas dentro de la ley de salud, una decisión tomada literalmente por 25 hombres sin preguntarle nada a ninguna mujer.

¿Cómo ha visto el tema de la educación sexual?

Tiene que ser integral. Nadie puede decirle al padre que hable o no hable de sexo, es decisión del papá y de la mamá, pero el Estado sí debería garantizar una educación sexual de calidad. Si el Estado prepara a un niño para que salga al mundo sabiendo de matemáticas y literatura, ortografía y ciencia, ¿por qué no prepararlo para algo tan importante como su sexualidad? No se trata de enseñarles a tener una relación sexual, es explicarles qué implica, cuáles son los riesgos, las consecuencias.

En El Salvador hay una fuerte discusión en este momento sobre la erradicación de los matrimonios infantiles. La ley actual permite la excepción cuando la menor está embarazada.

¿Pero cómo es posible que en este momento aún esté en discusión por parte de un grupo de políticos que diga: “Déjame pensarlo”, “Debemos tener un poco más de discusión”, si estamos hablando de matrimonio infantil? Hemos visto cifras aquí, en El Salvador, de niñas de 10 a 12 años casadas y en muchos de los casos no se casan con niños de 10 y 12 años. Hemos visto a niñas de 12 o 14 años embarazadas, que lo más seguro es que esa tampoco fue una decisión personal. ¿Realmente fue una decisión tomada por ella o fue una violación? Muchas de ellas ni siquiera entienden por qué están embarazadas. Pienso que es ridículo que aún se esté debatiendo. Si tú no dejas que un adolescente a los 18 años fume, beba, compre una casa, pague servicios, tenga teléfonos a su propia cuenta, tome las decisiones básicas de un adulto, ¿cómo sí vas aceptar que tenga una familia? No tiene esto ni pies ni cabeza.
 

“Estamos hablando, por ejemplo, de la juventud. Se toman muchas decisiones sobre ellos, pero no se les ha preguntado qué es lo que ellos quieren. Lo mismo pasa con las mujeres”.
Más de tu interés
Anuncios clasificados

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.