Foto por

1 de 5
Una explosión en el sótano de un edificio de oficinas en la sede principal de la petrolera estatal mexicana Pemex dejó 25 muertos y 101 heridos el jueves, y causó graves destrozos a tres pisos del complejo del que cientos de trabajadores debieron salir mientras una gran columna de humo se elevaba al cielo.
 
El Secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio Chong dijo que 17 de las víctimas mortales eran mujeres y ocho hombres. De los lesionados, 46 de las víctimas aún permanecen en hospitales de la ciudad.
 
Osorio Chong informó que la procuraduría investigaba las causas de la detonación y que no daría a conocer información hasta obtener el resultado de los trabajos. La explosión ocurrió a menos de una hora de que los empleados terminaran su jornada de trabajo. Agregó que rescatistas, soldados y policías siguen el levantamiento de escombros "con el propósito de cerciorarnos de que no haya ni una persona atrapada".
 
Equipos de soldados y marinos con perros de rescate llegaron a la zona para extraer a víctimas con fracturas, quemaduras y cortadas profundas entre pilas de vidrios, fierros y muebles de oficina destrozados.
 
Reportes del servicio de protección civil y de los medios nacionales indicaban que unas 30 personas habían quedado atrapadas en los escombros dejados por la explosión en el complejo, que incluye un icónico edificio de la empresa, de 51 pisos. Miles de personas fueron desalojadas del complejo de edificios.
 
Ana Vargas Palacio lucía angustiada mientras buscaba a su esposo Daniel García García, de 36 años, empleado administrativo de la empresa paraestatal.
 
"Ya le llamé, llamé a su teléfono varias veces, pero me contestó un chavo (muchacho), quien me dijo que lo encontró (el celular) en la explosión", dijo Vargas a The Associated Press.
 
La madre del mismo empleado se desmayó en brazos de un amigo de la familia. "Mi hijo, mi hijo", repitió la mujer mientras se la llevaban. El nombre de su familiar no está entre los nombres de los lesionados que reveló la empresa paraestatal.
 
La explosión también provocó daños al edificio aledaño que se encuentra en una transitada zona comercial y residencial.
 
"Estamos platicando y de repente oímos una explosión con humo blanco y se cayeron los vidrios de las ventanas y la gente empezó a correr llena de polvo", dijo a la AP María Concepción Andrade, quien vive en la misma cuadra del edificio de Pemex. "Había muchas piedras que volaron de la misma explosión".
 
La detonación ocurrió a las 3:45 p.m. hora de la ciudad de México en el mezzanine de un edificio de oficinas administrativas de 14 pisos, anexo a la conocida Torre Ejecutiva Pemex, una de las más altas de la ciudad capitalina y donde también hay un complejo con cinco inmuebles. Sánchez agregó que la explosión causó daños en la planta baja y en el primer y segundo piso del edificio administrativo de la empresa.
 
La icónica torre donde trabajan miles de personas, fue evacuada pero no sufrió daños, según Gabriela Espinoza, una secretaria de 50 años que se encontraba en el segundo piso cuando ocurrió la explosión.
 
"Fue un estruendo muy fuerte, realmente estuvo muy feo esto," dijo Espinoza.
 
El colega de Espinoza, Tomás Rivera, de 32 años, trabajaba en la planta baja del edificio y la explosión lo arrojó al suelo y le provocó una fractura en su muñeca y su mandíbula.
 
Las calles aledañas al complejo de cinco edificios de Pemex fueron cerradas mientras los evacuados caminaban desconcertados por el lugar. Equipos de rescate llevaban a heridos a los hospitales en ambulancias.
 
"Lamento profundamente el fallecimiento de compañeros trabajadores de Pemex. Mis condolencias a sus familiares", dijo el presidente de México, Enrique Peña Nieto, vía Twitter.
 
Un reportero en el lugar de los hechos vio a rescatistas que trataban de liberar a varios empleados atrapados en uno de los edificios. Imágenes de televisión mostraron cuando las personas eran evacuadas en sillas de oficina y camillas. La mayoría tenía lesiones causadas probablemente por la caída de escombros.
 
Los lesionados fueron llevados al hospital de Pemex y a la clínica de la Cruz Roja, donde familiares se acumulaban en el área de espera para escuchar noticias de sus seres queridos. Algunos salían del área con rostros felices y otras se marchaban en llantos.
 
Cuatro helicópteros de la policía federal aterrizaron en el área para comenzar a llevar a las personas heridas. Una docena de grúas estaba moviendo vehículos en el estacionamiento de los edificios de la compañía.
 
Testigos describieron una explosión intensa pero breve, de tan sólo segundos.
"Fue una explosión, una sacudida, se fue la luz y de repente teníamos muchos escombros", dijo a Milenio Televisión Cristian Obele, quien se identificó como empleado de la compañía y quien resultó herido en una pierna. "Otros compañeros nos ayudaron a salir del interior del edificio".
 
Cristian Obele dijo que no escuchó ninguna alarma mientras trabajaba en el primer piso.
 
En las calles alrededor del edificio sede fueron cerradas para permitir la rápida evacuación y la llegada de ambulancias y vehículos de rescate.
 
Pemex fue creada en el año 1938 y hoy tiene alrededor de 150,000 empleados. En 2011, obtuvo más de 111 mil millones de dólares en ventas.
 
Momentos antes de la explosión, el director de operaciones Carlos Murrieta había dicho, via Twitter, que la compañía había reducido su índice de accidentes en los últimos años. La mayoría ocurre en oleoductos y refinerías.
 
Un incendio en una planta receptora de gas causó la muerte de 30 trabajadores en septiembre en la ciudad de Reynosa, fronteriza con Estados Unidos. Para la compañía, el hecho constituyó el accidente con la mayor cantidad de víctimas fatales de la última década.