Tres adolescentes fueron encontrados culpables de participar en al menos seis homicidios en los años 2010 y 2011. A cada uno de ellos, el Juzgado 4º de Menores de San Salvador determinó la pena máxima 5 años de internamiento, ya que al momento de cometer los crímenes tenían 14 años de edad.

La Unidad Especializada Antipandillas  de la Fiscalía General de la República (FGR) depuró el caso contra los tres adolescentes, quienes según las investigaciones participaron en los hechos de manera conjunta con algunos adultos.

Entre los casos por los que se les impuso la medida de internamiento se encuentran los homicidios de Carlos Miguel Vásquez Méndez, ocurrido el 13 de mayo del 2010; en la Comunidad El Cañito, de San Salvador; y el de Flor del Carmen Lemus, ocurrido el 3 de junio del mismo  año, en la colonia Vista Bella, de la capital salvadoreña.

El fiscal del caso aporto durante la vista de la causa una serie de pruebas de cargo, como la declaración de testigos protegidos y la declaración de un testigo criteriado.