El juez Especializado de Instrucción de San Miguel, Jorge González, envío a prisión temporal a tres hombres acusados del homicidio de dos menores de edad, estudiantes de un centro escolar del municipio de Lolotique (San Miguel).
 
En este caso, el juez González, resolvió que las pruebas entregadas por la fiscalía eran suficientes para ligar a los imputados en el doble homicidio de los estudiantes, y en los robos a mano armada, por lo que concedió un tiempo de cuatro meses para terminar de recabar la mayor cantidad de elementos probatorios, a fin de sustentar la acusación en contra de los hombres.
 
Las víctimas fueron identificadas como Luis Fernando Parada Suriano y Jonathan de Jesús Sandoval.
 
Los imputados, identificados como Cristino Romero Díaz, Gibert Germaín Cisneros Hernández y Víctor Manuel Martínez, también enfrentan cargos de robo agravado, pues la fiscalía asegura que son los responsables de tres asaltos a mano armada, ocurridos en la ciudad de San Francisco.
 
En el caso de los homicidios de los estudiantes,  la fiscalía presentó la declaración jurada de un testigo con criterio de oportunidad; así como actas de reconocimiento fotográfico, bitácoras de llamadas y otros documentos más que vinculan a los imputados con los asesinatos.
 
De acuerdo al jefe de la oficina oriental de la fiscalía, Germán Arriaza, en las investigaciones se determinó que los estudiantes fueron asesinados por los miembros de una pandilla en venganza porque estos quisieron abandonar la estructura.
 
“Los muchachos querían entrar a la pandilla y estuvieron durante un período probatorio, pero después se arrepintieron y ese fue el motivo por el cual uno de los líderes decidió llamarlos a una parte de San Francisco Gotera, para luego llevarlos a un cerro cercano donde los mataron con arma de fuego” dijo.
 
La fiscalía sostiene que los pandilleros incluso habían cavado un agujero en el cerro El Tunco de San Francisco Gotera, para enterrar los cuerpos de los jóvenes, de 15 y 16 años.
 
Según el parte policial, los menores fueron asesinados el 19 de noviembre, en  las inmediaciones de unos cerros ubicados a unos cuatro kilómetros al suroeste de San Francisco Gotera (Morazán). Los adolescentes habían sido reportados por sus padres como desaparecidos.
 
De igual manera, el juez González envió a prisión temporal a Claudia Marisol Chávez y Wilber Cristóbal Cruz, por el delito de robo agravado. Se supone que estas personas pertenecen a la misma estructura de pandillas que los tres hombres implicados en el homicidio de los estudiantes.
 
En este caso, la fiscalía acusa a Chávez y Cruz de haber cometido tres robos a mano armada, en el cual habrían despojado a sus víctimas de un vehículo, dinero en efectivo, tarjetas de crédito y teléfonos celulares.