Foto por

Crimen. Un miembro del laboratorio de la PNC busca evidencias en el lugar donde fue el enfrentamiento de ayer. Por el momento, la policía tiene pocas pistas de lo sucedido.

1 de 2
  • Crimen. Un miembro del laboratorio de la PNC busca evidencias en el lugar donde fue el enfrentamiento de ayer. Por el momento, la policía tiene pocas pistas de lo sucedido.

  • Ayutuxtepeque. El tiroteo entre policías y el grupo de pandilleros ocurrió muy cerca del punto de buses de la ruta 30 B.

Crimen. Un miembro del laboratorio de la PNC busca evidencias en el lugar donde fue el enfrentamiento de ayer. Por el momento, la policía tiene pocas pistas de lo sucedido.
3
Según informó la PNC, otras tres personas resultaron lesionadas.
Un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) murió ayer en la noche tras enfrentarse a tiros con un grupo de hombres que la policía identifica como pandilleros. Además, otro agente resultó con lesiones leves.

El tiroteo, de acuerdo con la PNC, ocurrió en la calle Los Llanitos, cerca del punto de buses de la ruta 30 B, en el municipio de Ayutuxtepeque, al norte del departamento de San Salvador.

La policía señaló que el ataque se originó a las 6:30 de la tarde, después de que los dos agentes se encontraran con un grupo de pandilleros armados.

Ambos agentes, según los testigos, fueron trasladados en un taxi al Hospital Zacamil. Los médicos dijeron que Jorge Vladimir Tobar no soportó la cirugía. El agente Tobar, según la PNC, estaba destacado en la subdelegación de Ayutuxtepeque. Tenía 10 años de pertenecer a la corporación policial.

Además de los agentes, en el tiroteo hubo otras víctimas: dos personas lesionadas. Según la información recabada por la policía, se trata de un supuesto pandillero identificado como Jorge E., de 23 años, y una mujer de 42 años que casualmente caminaba por la zona al momento de los disparos.

Testigos le contaron a los investigadores que el grupo de pandilleros huyó en un taxi después de herir a los dos policías.

Tras el ataque, la policía señaló que encontró dos armas abandonadas en el sitio. Los investigadores, que no quisieron revelar el tipo de armas, dijeron que pertenecían a los pandilleros con quienes se enfrentaron los agentes. El supuesto pandillero lesionado herido se recupera en un hospital bajo custodia.

El subdirector general de la PNC, Mauricio Ramírez Landaverde, afirmó ayer que el tiroteo podría tener relación con una supuesta venganza de la muerte de Édgar Giovanni Morales, un expandillero que fue asesinado ayer en la tarde en Mejicanos. Morales colaboraba con el sacerdote español Antonio Rodríguez (padre Toño) en la rehabilitación de pandilleros.