Al menos 8 personas han muerto, unas treinta han resultado heridas y 11 continúan desaparecidas tras el derrumbe de un edificio en la localidad occidental keniana de Kisumu, a orillas del Lago Victoria.

El número de fallecidos aumentó de cuatro a ocho después de que cuatro afectados sucumbieran a la gravedad de sus heridas mientras eran atendidos en el hospital de la ciudad keniana, informó hoy la Cruz Roja de Kenia.

Dieciocho de los heridos han sido dados de alta, puntualizó la organización.

La operación de rescate continúa en busca de supervivientes entre los escombros de un edificio en construcción que se derrumbó ayer alrededor de las 17.30 hora local (14.30 hora GMT), añadió la fuente.

En declaraciones que publica hoy el rotativo local Daily Nation, la superviviente Lillian Wanjala explicó que los trabajadores habían terminado su jornada cuando se produjo el accidente.

"Habíamos concluido el día de trabajo e íbamos a buscar a nuestros supervisores para que nos pagaran. Yo estaba en la puerta cuando sentí que el edificio temblaba y, antes de que pudiera hacer nada, una parte de mi cuerpo quedó enterrada bajo cascotes", relató Wanjala.

"El desplome sucedió cuando me encontraba cerca del edificio. Estaba hablando con el vigilante cuando oímos un fuerte ruido. Pensamos que era una bomba, pero cuando miré, vi que era el edificio, que se había hundido", dijo un testigo sin identificar a la emisora local Capital FM.

El edificio siniestrado, de cinco plantas, estaba ubicado en la céntrica y concurrida avenida Jomo Kenyatta de Kisumu y el siniestro interrumpió el tráfico.

Algunos viandantes resultaron heridos por los escombros que salieron disparados hacia la calle, que quedó cubierta de una densa nube de polvo durante unos minutos.