Aliados por la Democracia presentó esta mañana el balance de la institucionalidad del país en este año, el cual casi llega a su fin, dejando atrás una crisis entre la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la Asamblea Legislativa.

Después de varios meses de falta de institucionalidad, Aliados celebró que la Asamblea Legislativa acatara los fallos de la Sala de lo Constitucional de la Corte al elegir de nuevo a los magistrados de la generación 2006 y 2012. Con ello, Ovidio Bonilla fue sustituido en la presidencia de la CSJ por Salomón Padilla.

La entidad, integrada por diversos sectores de la sociedad salvadoreña, también ha cuestionado la creación de una comisión legislativa para estudiar si procede o no la remoción de magistrados de la Sala de lo Constitucional.

Como un "golpe de Estado contra la CSJ", ha sido calificada la creación de esa comisión la cual se encuentra activa y sólo frenada temporalmente por una resolución de la Corte Suprema.

Por otro lado, Aliados también presentó una demanda contra los magistrados de la Corte Centroamericana de Justicia en la sede la Fiscalía General de la República. Se desconoce si la querella ha tenido eco en la sede fiscal.