Funcionarios de la universidad dijeron el martes que la donación del Evelyn y Walter Haas, Jr. Fund es la mayor para ese tipo de becas a una universidad estadounidense.
 
La mayoría de los beneficiarios de las becas son estudiantes de Berkeley que llegaron a Estados Unidos de niños y viven en el país sin autorización legal.
 
Los estudiantes que son inmigrantes irregulares en el país no tienen derecho a becas federales, préstamos ni posiciones de trabajador o estudiante. Pero el proyecto de Ley DREAM de California de 2011, les hizo elegibles para recibir ayuda financiera estatal y becas financiadas de manera privada.
 
El presidente del Haas, Jr. Fund, Ira Hirschfield, dice que espera que otros donantes consideren "proveer fondos para ayudar a los estudiantes indocumentados a lograr su potencial".