Durante esta madrugada, los parlamentarios salvadoreños aprobaron que se reduzca la renta a los importadores, refinadores o distribuidores de combustibles, del 1% al 0.6% .

La medida fue avalada con 62 votos, necesarios para reformar el Artículo 77 de la Ley de Impuestos sobre la Renta.

El impuesto disminuido será aplicado sobre los ingresos provenientes de la venta de combustibles.