Lo que me da más seguridad es que mi ángel de la guarda practica un impecable lenguaje de señas.
                                                
Viví la infancia entre ramajes y paredones; y por eso le rindo este culto filial al cielo abierto.