A lo lejos, una montaña parece dibujarse en el aire. Ascender esa montaña es el ejercicio aeróbico que necesita a diario la conciencia.
                                  
La fuente es un espejo que se aburrió de sonreír a solas.
                                  
Norma básica del destino: las fuerzas del bien nunca se arrebatan.