La suma de dos más dos con frecuencia no tiene fin.
 
En el crucero del olvido el servicio de a bordo es perfectamente inolvidable.
 
Ver las nubes desde arriba nos hace imaginar la soberbia de los dioses.