$1,000
se propone como monto máximo mensual a mover desde celulares.
130
celulares por cada 100 habitantes hay en el país, según datos oficiales.
Operaciones a autorizar
Varios son los servicios que se podrían autorizar en el país con la aprobación de la norma.
Servicios públicos
Entre las operaciones que podrán realizarse con los celulares están el pago de servicios públicos, como electricidad o agua potable.
Otros servicios
Se podrá consultar saldos, pagar préstamos y tarjetas de crédito, hacer transferencias entre cuentas propias y de terceros, retirar efectivo y pagar a terceros.
Restricción
El BCR propone que no se asocien más de dos cuentas bancarias a un mismo número telefónico. Empresas deberán generar una comprobación a cliente.
Corresponsales
Esta figura le permitirá a los bancos trabajar con agentes, como farmacias, tiendas y ferreterías para ofrecer servicios financieros a sus clientes.
La formulación de la norma que regulará las operaciones y servicios financieros que se ofrezcan a través de los teléfonos celulares está en su recta final, según informó el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Carlos Acevedo.

Esta norma reglamentará las operaciones y servicios proveídos por los bancos y otros administradores de pagos, como las compañías telefónicas. Asimismo, permitirá a la banca implementar la figura de los corresponsales no bancarios.

“Algunos ya están comenzando a entrar en esto, pero la idea es poner en una sola normativa toda la gama de servicios y nivelar la cancha para que nadie diga ‘mire el banco tiene ventajas frente a la administradora’ o viceversa”, dijo el funcionario.

Se considera que la alta penetración de la telefonía móvil en el país puede favorecer la adopción de estos nuevos esquemas de pago. En El Salvador, la penetración de celulares es de un 130%, es decir que por cada 100 habitantes hay 130 teléfonos móviles. El promedio en América Latina es de un 110%.

Sin embargo, el año pasado, solo un 1% de la población adulta usó dinero móvil en el país, es decir que pagó facturas, envió o recibió dinero a través de un teléfono celular, según Global Findex, la base de datos sobre inclusión financiera del Banco Mundial.

Una de las empresas que ya incursionó en esta modalidad es Tigo con Tigo Money.

Los clientes suscritos a este servicio pueden recibir remesas desde Estados Unidos, enviar remesas a otro punto del país y pagar sus recibos de cable, internet, celular y telefonía fija por medio de sus celulares.

Uno de los principales aspectos por definir es de cuánto será el límite que se impondrá a las transacciones financieras que se hagan desde un celular.

Según Acevedo, en un inicio se propuso un límite de $150, pero luego se vio que “realmente es muy bajo”, ya que si una empresa lo quisiera usar para pagar planillas no podría porque no cubre ni siquiera el salario mínimo.

“Si te envían una remesa de $200 o $300 tampoco te va a servir (por eso) estamos evaluando cuál es el límite razonable de ese mecanismo de monedero electrónico”, agregó.

Esta semana, el BCR enviará una copia de la última versión de la norma a la industria, con las observaciones de la Superintendencia del Sistema Financiero.

El BCR dará tres semanas a los interesados para que revisen la propuesta y presenten observaciones. Luego, será presentado al consejo directivo del BCR para su aprobación. Esperan que la norma se publique en febrero.