A falta de tres jornadas para la conclusión de la primera vuelta, el Barcelona ya es virtualmente campeón de invierno tras derrotar esta noche al Atlético de Madrid en el Camp Nou (4-1) y aventajarle en 9 puntos en la clasificación.

Los azulgrana siguen con su marcha imparable en liga -donde todavía no han perdido ningún partido y solamente han cedido un empate- y con casi toda probabilidad se adjudicarán este título honorífico.

Con el Real Madrid más lejos que nunca, a 13 puntos de la cabeza después de su empate contra el Espanyol (2-2), el Bara pone de tierra de por medio con 9 puntos más que el equipo colchonero que dirige Diego Pablo Simeone, actualmente en la segunda posición en la tabla.

De momento, 46 puntos de 48 posibles en una primera vuelta para enmarcar del Barcelona, al que le restan los partidos ante el Valladolid en el Nuevo Zorrilla, frente al Espanyol en el Camp Nou y contra el Málaga en la Rosaleda para terminar este primer tramo de campeonato.

Los azulgrana deberían perder estos tres partidos de forma consecutiva y de manera abultada en el marcador para que el Atlético -si ganara sus tres encuentros- pudiera ser campeón de invierno.

El técnico Tito Vilanova ha protagonizado el mejor arranque de la historia del club, y aunque ser campeón de invierno no computa como título sí que es indicativo del gran momento de juego, y sobre todo de resultados, que atraviesa el Barcelona, el mejor situado para llevarse el título de liga en esta temporada 2012-13.

Por otro lado, con los cuatro goles de esta noche, el Barcelona ha batido su propio récord de goles en un año natural, que dejó en 2011 en 170 tantos, y que ha establecido este año 2012 en 172 (a falta del encuentro contra el Valladolid).

Buena parte de culpa de este récord la ha tenido el argentino Leo Messi, que ha vuelto a mojar contra el Atlético de Madrid, esta vez por partida doble, y ha elevado su cifra a 90 tantos en el año 2012.