Celebración eucarísticaMonseñor José Luis Escobar presidió ayer en la mañana una misa en el arzobispado.El papa Benedicto XVI anunció su renuncia a partir del próximo 28 de febrero de 2013.

RENUNCIA Y NO DIMISIÓN
De acuerdo con monseñor Dieudonné Datonou, el término correcto para referirse a la decisión del papa Benedicto XVI es renuncia y no dimisión, ya que en este último término se necesita de una autoridad superior que la acepte. Además, el derecho canónico indica: Si el romano pontífice renunciase a su oficio, se requiere, para la validez, que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie.
“Un gran papa sin lugar a dudas, sumamente grande y a la vez sumamente humilde, lleno de sabiduría.”
José Luis Escobar
arzobispo de San Salvador
La noticia sobre la renuncia del papa Benedicto XVI también sorprendió a las autoridades de la Iglesia católica del país. El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar, explicó que “sin lugar a dudas” estaban “ sorprendidos” con el anuncio del sumo pontífice. “Nos impresiona mucho –agregó– pero comprendemos la situación del papa, como él lo ha expresado, su salud delicada es cada vez más débil y su edad es ya bastante avanzada”.

Monseñor Escobar se refirió al legado que deja el máximo líder de la Iglesia católica, el cual resume en tres palabras: sabiduría, fe y humildad. “Un gran papa sin lugar a dudas, sumamente grande y a la vez sumamente humilde, sumamente santo, lleno de sabiduría y de virtud”, expresó. Mientras que el encargado de negocios de la Nunciatura Apostólica en el país, monseñor Dieudonné Datonou, explicó que la renuncia de Su Santidad es un gran ejemplo de valentía y humildad, por lo cual será recordado y trascenderá en la historia de la Iglesia.

Sobre la herencia de Benedicto a la Iglesia, detalló: “Si hay una cosa fuera de este gesto de valentía (la renuncia) que caracteriza el final de su ministerio, va a ser la enseñanza y su humildad. Es un gran teólogo, dice cosas muy profundas y con un lenguaje muy accesible a todos”.

Asimismo, monseñor Ricardo Urioste concuerda con el representante de la nunciatura. Asegura que Su Santidad siempre se caracterizó por ser “un gran teólogo y gran escritor extraordinario”, dedicado durante toda su vida a la reflexión, lo cual lo hace un “pontífice extraordinario”.

Sobre quién debe suceder a Benedicto XVI, tanto monseñor Escobar como Urioste expresaron que sería magnífico que el nuevo sucesor de Pedro sea un cardenal latinoamericano.

“A mi juicio –dijo monseñor Urioste–, ojalá así fuera, pero es impredecible poder pronosticar quién va a ser, pero sí, personalmente preferiría un papa del tercer mundo”. Mientras que el arzobispo destacó: “Si fuera un papa latino, por supuesto que nosotros nos sentiríamos muy contentos, naturalmente”. Pidió, en tanto, a la feligresía del país orar por la salud del papa Benedicto XVI y por el nuevo pontífice que será elegido.