El Salvador - Septiembre 3, 2015

GD Radio

Bien atado

Opinión
  • Opinión
  • / Columnas

En medio de los funerales ¿qué queda por decir? Se ha llegado a todos los extremos: militancia, fanatismo, pasión, amor y odio. Lo que se pida; endiosamiento y gratitud infinita o condena y reproche eterno. No han faltado, felizmente, análisis realistas y ajustados a los hechos; a lo que fue y a lo que hizo. Han sobrado en cambio los que se han suscripto a lo políticamente correcto, que son los peores: timoratos, oportunistas e hipócritas, son los mayores responsables.

10 de Marzo de 2013 a la(s) 6:0 / Danilo Arbilla

Archivado en Alba Danilo Arbilla Hugo Chavez MERCOSUR Nicolas Maduro unasur Venezuela

Pero la euforia pasa y empieza a verse qué es lo que queda y es aquí donde cabe la pregunta sobre si Hugo Chávez dejó todo “bien atado” (como se decía que sí lo había hecho Franco en España). En principio y en Venezuela parecería que sí. Nicolás Maduro, el heredero designado por el líder y que como este cuenta con el beneplácito de los Castro, será el número uno y candidato del chavismo. Y al mejor estilo chavista: violentando cuanta norma legal existe, ocupando un cargo y siendo candidato en clara contravención de lo que dispone la Constitución venezolana. Eso sí con la bendición de la UNASUR, la CELAC y el MERCOSUR (los que condenaron a Paraguay).

Y habrá que esperar lo que pase en las próximas elecciones venezolanas, para seguir especulando. Pero desde ya se puede adelantar: pobre del que gane, en sus manos, como brasa ardiendo, quedará “el legado”. ¿Y a nivel del ALBA? ¿Quién será el conductor? (Con la supervisión de la isla, como es de orden.) Difícil que se lo reconozca a un recién llegado como sería Maduro, si es que sigue. Los candidatos cantados, entonces, serían Rafael Correa y Cristina Kirchner, aunque a estos les falta el carisma, el peso y la influencia de Chávez, y por supuesto el dinero y su disposición a gastarlo –mal que le pese a los venezolanos– que le permitió generar y apuntalar el liderazgo.

En lo que ambos sí emparejan al extinto líder es en la guerra contra “el enemigo a vencer”. Esto es, contra la libertad de expresión. Ni la una ni el otro tienen nada que envidiarle a aquel.

Y en este plano hay que destacar los esfuerzos de la presidenta argentina, que bajo el lema “vamos por todo” está dispuesta a acabar con el periodismo independiente. Cristina ha puesto todo el peso del Estado –oficinas fiscalizadoras de todo lo que se pueda fiscalizar con dedicación full time a perseguir a la disidencia que sea– para terminar con la libertad de prensa. Y aún así sigue sin conseguirlo. Por esta razón es que ha aumentado la apuesta y ha metido presión al sector empresario –supermercados, bancos, firmas de electrodomésticos y multinacionales– para que dejen de avisar y apoyar a los medios independientes.

Lo triste del caso es que, según lo denuncian medios y periodistas independientes, parece que ha conseguido la complicidad –¿hay alguna otra palabra para definir ese tipo de conducta?– de las empresas, del capital, y de los inversores y multinacionales (la mayoría de estas de países que se jactan de ser muy democráticos y grandes defensores de la democracia universal).

Algunos casos denunciados son emblemáticos: y después se quejan de que los expropien. Se lo merecen, por no estar dispuestos a jugarse por la libertad.

Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.