Empleados del transporte público de la zona norte de San Miguel mantienen un paro laboral que iniciaron el pasado miércoles, debido a amenazas hacia el sector.

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que un bus de cada municipio del norte de San Miguel ha salido a circular y está brindando el servicio, menos en Chapeltique, donde todas las unidades han sido guardadas.

La medida inició luego de un tiroteo registrado, el pasado lunes por la tarde, en un microbús de la ruta 316 que dejó como saldo cinco personas lesionadas.