Los extremos
Leí su última crónica, “Tortilla, frijoles y sal”, y quedé con un mal sabor de boca. No porque estuviese mal escrito, al contrario. Lo que me causó estupor es entender que hay muchas familias que no tienen una dieta variada. Es triste pensar en esos niños, ancianos o adultos que encuentran todo tipo de adversidad, como desempleo, sequías, abonos costosos, aislamiento... Ojalá alguien pueda ayudar al menos a los personajes de esa crónica. Como siempre, los felicito.
Aleida Rotthschild aleidachild@gmail.com
 
 
  Deuda pendiente
La estremecedora historia de Carlos Chávez  “Tortilla, frijoles y sal” revela la triste y dura realidad de muchas familias salvadoreñas empobrecidas y vulnerables. Es una deuda  pendiente de la sociedad y del Estado salvadoreño que, después de años de ensayar el sistema neoliberal y su renombrada teoría del rebalse, no lograron reducir el problema de la pobreza extrema en regiones de El Salvador. ¿Podrán hacerlo los nuevos gobernantes de izquierda? Este es el desafío a enfrentar, aunque interpreto que el desarrollo humano sostenible  y justo para la población no debería ser patrimonio de la izquierda o la derecha, sino de gobernantes con profundo sentido social y sin amarras a élites económicas o ideológicas codiciosas.
.
Carlos Alberto Cubías
cubiaslaracc@hotmail.com
 
 
  ¿Y los orígenes?
Leí el reportaje “Tortilla, frijoles y sal” y me pregunto:  ¿Cuántos programas de apoyo han desfilado para mejorar las condiciones de estas familias salvadoreñas? ¿Cuánta plata? ¿Por qué no son efectivos? Desde que tengo uso de razón, son las mismas historias... ¿Quiénes están interesados en que las cosas continúen igual? Estas familias no son agricultores realmente, alquilan las tierras para cultivos temporales; en esas condiciones de nutrición, qué les puede esperar más que una vida decadente que se transmite a las siguientes generaciones. Es una historia reiterada. Una espiral de pobreza.  A eso hay que agregarle que muchas de estas familias viven en lugares aislados y es más difícil llevarles los servicios. Es necesario replantear planes maestros para los municipios, unos que incluyan programas efectivos de nutrición, programas de acceso al trabajo digno, vivienda social, educación de calidad y capacitación. El asistencialismo quedó en el pasado, hay tanto por hacer, imagínense qué simple si tenemos un analfabeta en nuestra casa y le enseñamos a leer, hemos avanzado en erradicar a una mujer o a un hombre de la nulidad.
 Roberto Torres, el hombre de 32 años de esta historia, dice “lamento ser un analfabeta”, busca trabajo y por su condición no se le abren puertas.
Rosario Valencia 
A través de Facebook

 
Tomar ejemplo para comer
¿Quién se  acuerda de la fábula “Stone-Soup”? Cada pobre por su lado no tiene para una sopa, pero cada uno podría poner algo para la sopa. No es lo mismo comprar una libra de frijoles que comprar 100 libras. Estos caseríos en extrema pobreza solo tienen una opción: colectivizar, cooperativizar... El PNUD y la FAO deberían establecer comedores populares o tomar ejemplos como los  Kibbutz de Israel. Ellos crearon granjas en medio del desierto que ahora producen verduras, carnes y  se conectan a mercados globales.
Francisco Menéndez
rosinante68@yahoo.com

 
Realidad que espanta
¡Qué bien dibujada la realidad en el reportaje “Tortilla, frijoles y sal”! Que Guaymango sea tan pobre  es una realidad que espanta, pero que ha estado allí por generaciones, lo que pasa es que ahora los medios de comunicaciones y los hombres de prensa se atreven a publicar lo que antes era un caso sin importancia, pues los pobres no tenían quién les escuchase hasta que alguien caló su mensaje para hacérselos saber a los políticos, quienes suelen ir a festines mientras hay ancianos y niños que se acuestan sin comer.
Hugo Mirón Arévalo
Comentario colgado en edición en línea
 
 
¡Ya no más crisis española!
Si no me publican, lo comprenderé. Estaba contento porque estaban de nuevo escribiendo artículos por lo demás interesantes, hasta que de nuevo cayeron en lo mismo: explicarnos la situación económica de España. Señores, entiendan, estamos aburridos de que desperdicien sus páginas en eso... ¿Acaso no hay más temas para escribir? ¡Qué barbaridad!  
Danilo Chávez  
dannilito@yahoo.com
 
 
 
A Jacinta Escudos:
Sobre la excelente nota de Jacinta, tenemos que salvar nuestras obras, ¿pero cómo? Digitalizándolas, de tal forma que se puedan leer en formato electrónico como tablets, computadoras y teléfonos; a nuestros escritores les pasa lo de los músicos, tienes que adquirir la obra en el momento que la presentan, de lo contrario será difícil encontrarla en el futuro. Yo busqué los libros de Jacinta y solo encontré el más reciente y era único. Felicito a Manlio que es el primero en publicar en Amazon.
Leonel Linares
leonellinares@gmail.com
 


septimosentido@laprensagrafica.com

Encuéntranos en Facebook (LPG Séptimo Sentido) y Twitter (@LPGseptsentido)