La caficultura guatemalteca se declaró hoy en "emergencia nacional" como consecuencia del "avance significativo de la roya del café" y urgió a las autoridades del país a apoyar al sector para hacer frente a la plaga.

La Asociación Nacional del Café (Anacafé) dijo en un comunicado que "de no hacerse algo", alrededor de 253 millones de dólares (185 millones de euros) generados por actual cosecha y la siguiente dejarían de circular en la economía guatemalteca.

Esta situación "afectaría a numerosas comunidades vulnerables del país que dependen del cultivo del café, por lo que se teme la llegada de una crisis alimentaria en varias de ellas", señala el comunicado.

De acuerdo con la Anacafé, el avance de la Roya se observa en las plantaciones de pequeños, medianos y grandes caficultores, por lo que el gremio se ve obligado a declarar una "emergencia nacional".

Estiman que la pérdida de producción será de un 15 por ciento en la cosecha actual y para la próxima de un "alarmante" 40 por ciento.

El café es el producto guatemalteco más tradicional de exportación y sigue siendo uno de los principales pilares de la economía.

De acuerdo con el último registro estadístico del Banco de Guatemala, el café representa el segundo rubro del total de las exportaciones guatemaltecas, con 926 millones de dólares a noviembre de 2012.

Esta cantidad equivale al diez por ciento del total de las exportaciones del país, detrás de los "Artículos de vestuario", que es el primer rubro, con el 11.9 por ciento de las exportaciones.