El Gobierno canadiense anunció hoy que agilizará la llegada al país de trabajadores con oficios tradicionales, como electricistas o soldadores, ante "la grave escasez" en algunas regiones del país.

El ministro de Ciudadanía e Inmigración de Canadá, Jason Kenney, anunció hoy que el programa entrará en vigor el próximo 2 de enero de 2013 y que en el primer año aceptará un máximo de 3,000 personas.

Kenney dijo durante una rueda de prensa para anunciar los cambios que "el nuevo programa de oficios ayudará a responder a la grave escasez en algunas regiones del país y a apoyar el crecimiento económico".

El ministro canadiense añadió que los cambios son necesarios para mantener el crecimiento de la economía canadiense.

"Durante demasiado tiempo, el sistema de inmigración de Canadá no ha estado abierto a estos trabajadores en oficios de alta demanda. Estos cambios se tenían que haber producido hace mucho tiempo y nos ayudarán a ir hacia un sistema de inmigración rápido y flexible que funciona para la economía de Canadá", explicó Kenney.

Los cambios favorecerán a aquellos trabajadores extranjeros que tengan una oferta de empleo en Canadá, tengan unos conocimientos mínimos de inglés o francés, una experiencia mínima de dos años en el oficio y que su experiencia se ajuste a lo demandado por el Sistema Nacional de Clasificación de Ocupaciones.