Canadá dijo hoy que trabajará para que la comunidad internacional aplique sanciones a Corea del Norte tras la prueba nuclear realizada por Pyongyang, que calificó como una "amenaza" para la paz regional.
 
El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, John Baird, señaló a través de un comunicado que Canadá trabajará con sus socios internacionales "para buscar todas las acciones apropiadas y sanciones contra el régimen paria de Corea del Norte".
 
"La prueba, la tercera de Corea del Norte, es provocadora y supone una amenaza grave y equivocada a la paz regional y seguridad", añadió Baird.
 
"Aunque esperábamos que la muerte del dictador Kim Jong-il cerrase un triste capítulo en Corea del Norte, estamos decepcionados de que su hijo haya continuado el camino irresponsable de colocar las armas antes que el bienestar de su pueblo", indicó el ministro canadiense.
 
Corea del Norte realizó hoy una prueba nuclear en la base de Punggye-ri, al noreste del país, con un explosivo de entre 6 y 7 kilotones, según el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, lo que supone más de un tercio de la magnitud de la bomba de Hiroshima con la que EE.UU. arrasó esa ciudad japonesa en 1945.