La anemia es una condición donde el componente que conduce el oxígeno en la sangre se encuentra bajo (hemoglobina). Esta enfermedad puede ser causada por una deficiencia en una sustancia necesaria para producir la sangre (anemia por deficiencia de hierro), anormalidades heredadas (anemia de células falciformes), problemas con la medula ósea (leucemia, anemia aplásica) o destrucción de glóbulos rojos por su propio cuerpo (anemia hemolítica). Algunas enfermedades crónicas pueden causar que una persona se encuentre anémica: cáncer, artritis reumatoide.

La pérdida crónica de sangre puede llevar a un paciente a la anemia. Al mismo tiempo, el sangramiento por el estómago o el colon es una causa común de pérdida de sangre. El cáncer de colon o de recto puede causar este tipo de sangramientos. Cuando este crece el tumor del colon o recto invade la pared del intestino, lo que luego tiene como consecuencia un sangramiento ligero.

Con el tiempo esta pérdida de sangre puede conducir a la anemia. Para comprobar este tipo de sangre su médico le llevará a cabo una prueba de sangre oculta en heces, con esta prueba se mira si la sangre que no es visible a nuestros ojos está presente en las heces. Si el test resulta positivo, el paciente requiere llevarse una colonoscopia (pólipos, cáncer temprano etcétera).

Una colonoscopia es una prueba que la realiza el médico gastroenterólogo o proctólogo para examinar la totalidad del colon por cualquier causa. Si un pólipo es encontrado este puede ser removido durante el procedimiento. Una sigmoidoscopia solamente examina parte del colon y en un paciente con síntomas hay que estar sumamente seguro de investigar el resto del colon. El cáncer de colon rectal ocupa un tercer lugar de frecuencia entre hombres y mujeres. Aunque la mayoría de casos ocurre en personas arriba de los 50 años, al momento cientos de casos son diagnosticados aun en personas de muy corta edad. Historia familiar de cáncer de colon forma un papel muy importante en la decisión de la investigación, aunque un 80% de los nuevos casos es diagnosticado en personas sin ninguna historia de la enfermedad.

Se recomienda que todas las personas por encima de 50 años se sometan a un examen médico independientemente si hay síntomas o no.

Por otra parte, la colonoscopia es un examen interno del colon (intestino grueso), empleando un instrumento llamado colonoscopio, que consiste en una pequeña cámara adherida a un tubo flexible. A diferencia de la sigmoidoscopia, que examina solamente el final del colon, la colonoscopia examina el colon en toda su extensión.

Si bien el procedimiento podría llegar a ser doloroso, los expertos en estos como son los gastroenterólogos y proctólogos se valen de una técnica de anestesia llamada sedoanalgesia, es decir, podría ser Diazepan en la vena u otro sedante mientras su médico realiza el procedimiento que durará aproximadamente de 20 a 30 minutos; solo de esta forma podrá usted estar seguro de que no es portador de esta fatídica patología, que incluso la he visto en niñas de 16 años con un único síntoma, un dolor abdominal leve y constante, por lo tanto esta experiencia me ha enseñado a no minimizar las cosas en cualquier caso.

El tratamiento de este padecimiento es siempre quirúrgico y la decisión de dar o no tratamiento de quimioterapia al paciente se basará en el estudio de la pieza anatómica, ganglios, edad y localización, lo que es conocido como estadios del cáncer.