La Comisión Nacional de Bioética de El Salvador recomendó esta mañana proceder de manera inmediata de la manera  que estimen conveniente los médicos del Hospital de Maternidad, en relación al caso de Beatriz, una joven de 22 años que ha solicitado un amparo a la Corte para que le practiquen un aborto terapéutico, ya que padece de Lupus Eritematoso Sistémico (LES) y  que tiene  19 semanas de embazado.

La comisión considera que se debe garantizar el derecho humano fundamental a la vida y la salud de la paciente. Asimismo asegura  que se deben cumplir los preceptos éticos que establece el ejercicio de profesión médica y que es la paciente la que debe elegir lo que quiere hacer.

El apoderado legal de Beatriz ha solicitado a la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) un amparo para que le practiquen un aborto terapéutico, debido a la enfermedad que padece y que el feto que gesta es anencefálico, es decir que no tiene cerebro y, según el diagnóstico, morirá al nacer. La Sala admitió la demanda y ordenó al personal del Hospital de Maternidad que garantice la vida y salud física de Beatriz.

Las autoridades del Ministerio de Salud (MINSAL) han respaldado la petición de llevar a cabo un aborto terapéutico, debido a que la condición de vida de la joven está en riesgo.

La Comisión Nacional de Bioética considera que en el caso de Beatriz se han violado cuatro principios éticos, entre ellos el de autonomía, ya que diferentes grupos han emitido sus opiniones acerca de lo que debería o no hacer la paciente. Otro de los principios violentados es el de beneficencia, debido a que las posturas de grupos en torno al caso buscan el cumplimiento de sus principios personales y no de la vida de la joven.

Asimismo, la comisión dijo que se ha violado el principio de justicia, porque no se da igual valor a los derechos de la madre y del feto.